La Justicia europea volvió a dar un duro golpe a las cláusulas abusivas de la banca española. Mientras que los tribunales españoles determinaron que el IRPH no era un índice abusivo; mientras que la Abogacía del Estado afirmó que no era necesario informar de los demás elementos ni informar sobre cómo podría evolucionar en el futuro ni explicar de manera clara y comprensible su evolución en relación con el Euribor; mientras que la banca defendió que era el IRPH era un índice transparente, la Comisión Europea afirmó en su informe que se trata de una cláusula abusiva.

El Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) afirmó en su informe el dudoso sistema de cálculo del IRPH por «ser compleja y poco transperente» para un consumidor medio. Esta valoración por parte del Abogado General abre la puerta a la anulación de las hipotecas con IRPH, a su regulación por Euribor y a la devolución del dinero cobrado de más por la banca española que, según Goldman Sachs, podría alcanzar la cifra de 44.000 millones de euros. Para hacernos a la idea de la importancia de esta resolución, las cláusulas suelo supusieron 4.000 millones o la devolución del impuesto del impuesto de Actos Jurídicos Documentados podrían haber supuesto 5.000 millones si el Tribunal Supremo no hubiera cedido a las presiones del poder financiero.

La espera a que el TJUE dicte una sentencia que, a todas luces, parece que va a ser contraria a los intereses de la banca está provocando una verdadera locura en los tribunales donde se juzgan reclamaciones de los afectados.

Por un lado, nos encontramos con tribunales que están anulando el IRPH, por declararlo abusivo, sin esperar a que el TJUE dicte la sentencia, como es el caso de un juzgado de CAntabria que declaró la nulidad del IRPH en una hipoteca del Santander.

En el lado contrario tenemos el caso de la Audiencia Provincial de Vizcaya que ha decidido suspender el procedimiento que juzga las hipotecas IRPH contra las que ASUFIN presentó una demanda en 2017 agrupando a más de 250 familias y esperar de este modo a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dicte sentencia.

Por tanto, nos estamos encontrando ante una situación en la que la Justicia está tomando diferentes versiones dependiendo de la instancia en que se encuentre la reclamación de los afectados por el IRPH, lo cual está provocando entre las víctimas de este índice abusivo mucha confusión, desconcierto e incredulidad ante las actuaciones de los tribunales, sobre todo porque son personas y familias que llevan muchos años luchando para recuperar el dinero que las entidades financieras han estado cobrando de manera presuntamente indebida por, precisamente, la abusividad del IRPH, sobre todo cuando existía el Euribor como índice sobre el que referenciar los préstamos hipotecarios.