En el fútbol, cada verano es conocido por ser un momento en el que los jugadores se toman no solamente un momento de descanso, sino que también pueden cambiar de camiseta y de club en poco tiempo.  Sobre todo el mes de julio suele ser el periodo en el que se registran más traspasos, ya que los principales equipos de las mejores ligas europeas suelen tener la plantilla prácticamente cerrada en agosto, cuando ya se está por liquidar la pretemporada y se deberá poner a prueba el nuevo equipo.

Con las competiciones internacionales que ya han empezado, como por ejemplo la Champions League en su fase preliminar, los principales clubes, que tienen a varios jugadores todavía de vacaciones debido a la Copa América y a la Copa África, se están esmerando en estos días para conseguir sus refuerzos. En el caso del Atlético Madrid la situación es bastante ambigua, ya que el fichaje de Joao Felix, que ha costado nada menos que 119 millones de euros, ha obligado el club colchonero a buscar una manera de ingresar dinero, algo que ya pasó con la venta de Rodri – sustituido por Marcos Llorente – al Manchester City por 70 millones, el importe exacto de su cláusula. Todo hace pensar que el Atleti debería también aceptar la huida de Antoine Griezmann al Fc Barcelona por 120 millones, el precio de la cláusula del francés, aunque por ahora nada parece estar moviéndose.

Lo que está claro es que el club madrileño tendrá que hacer frente a un adiós importante, es decir el de Diego Godín. Pasado al Inter a coste cero ya que su contrato con la entidad rojiblanca terminaba hace unas semanas, el central uruguayo ha sido uno de los traspasos más prestigiosos en la ventana de mercado actual en la que varios equipos necesitan reforzarse.

Será complicado para Diego Pablo Simeone reemplazar a Godín, que más que defensor era capitán y alma de un Atleti que con el argentino en el banquillo y el charrúa en la cancha logró unos resultados impensables hace unos años. En su lugar ha venido Felipe, central adquirido por el FC Porto, pero por el momento el brasileño es una incógnita. El líder de la zaga colchonera será de hecho José María Giménez, que con Godín ha crecido y se ha mejorado tanto jugando en el Atlético como en la selección de Uruguay.

Mientras, habrá que ver qué es lo que pasa con Griezmann, que no acudió a la primera cita del plantel para volver a entrenar después del parón veraniego y ha sido multado por la directiva. La posible partida del delantero galo sería un varapalo importante para Simeone, que deberá entonces buscar una alternativa importante al hombre que más goles y pases de goles dio en el Atleti en los últimos años. ¿Podrá realmente Joao Felix suplir la baja de Griezmann tan pronto y siendo tan joven? Solo el tiempo lo dirá.