El Banco de España reconoce el error que cometió al desestimar las reclamaciones presentadas por diferentes asociaciones de afectados del Popular en relación con la responsabilidad patrimonial respecto a la resolución de la entidad. Tal y como indicamos en Diario16, estas reclamaciones fueron desestimadas porque los certificados de acciones presentados por los afectados eran del día 6 de junio y no del 7 cuando, en realidad, el Popular ya no cotizaba en Bolsa.

El supervisor desestimaba las demandas porque el certificado de acciones reflejaba una fecha anterior a la resolución, que se realizó el día 7 de junio del 2017 antes de la apertura del mercado. Por lo tanto, ni el número de acciones ni el valor a cierre del día 6 de junio, pudieron variar los títulos, ni su importe dado que el día 7 ya no llegó a cotizar, siendo el certificado acreditativo de las acciones presentado por los afectados el válido.

Cualquier interpretación que se pretendiera hacer de esta respuesta del Banco de España generó pánico respecto a la función y al conocimiento que pudiese tener el supervisor de lo que representó la resolución del Banco Popular, puesto que, si adujeron para rechazar las reclamaciones un certificado de las acciones que los afectados tuvieran en propiedad el día 7 de junio, quiere decir que ignoraron que ese día los accionistas del Banco Popular habían perdido el valor de sus títulos. Por tanto, para solicitar la responsabilidad patrimonial del Banco de España, lo lógico era presentar tanto el número de activos que disponía como el contravalor último, porque presentar un certificado post resolución es lo mismo que decir que los afectados no tenían nada, y, de este modo, se resolvía cualquier responsabilidad patrimonial.

El Banco de España ha rectificado y, según los documentos a los que ha tenido acceso Diario16, se han dado cuenta del error que cometieron porque el supervisor ha comenzado a aceptar los recursos presentados ante esa primera desestimación. Un nuevo paso que se da de cara a que a los afectados se les devuelva lo que perdieron en aquella madrugada del día 7 de junio.