La Asociación Liberados de Mapfre ha alertado a los delegados de las oficinas y agentes mediadores que trabajan en esta compañía multinacional para que estén “preparados” ante una posible visita de los inspectores de Trabajo en los próximos días después de que haya puesto en manos del Gobierno decenas de denuncias por falsos autónomos en el sector de los seguros. Liberados de Mapfre aconseja a los trabajadores de la empresa española que “no tengan miedo y digan la verdad” sobre su situación laboral, porque “la verdad les beneficiará a todos ellos”.

“Ocurra lo que ocurra, todos aquellos que vean resuelto su contrato tendrán asesoramiento y defensa jurídica gratuita si interponen la demanda laboral en el plazo establecido de dos meses desde la resolución del contrato”, añade la asociación. En un comunicado, Liberados de Mapfre insiste en que los delegados que están al frente de las sucursales repartidas por toda España deben saber que si “tuvieran empleados a su cargo, automáticamente, por sucesión de empresa, pasarían a ser indemnizados o empleados por Mapfre”, según lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores y el convenio del sector seguros.

Liberados de Mapfre, que se constituyó el pasado mes de julio y ya ha logrado afiliar a más de cien afectados, apuesta por “defender los derechos y la dignidad de todas las personas que desarrollan su actividad en el mercado asegurador español, especialmente velar porque sus relaciones con las compañías se desarrollen en un marco de respeto mutuo y apoyando en todo momento a aquellas personas que se sientan maltratadas, discriminadas, desahuciadas, acosadas, presionadas o explotadas por las compañías aseguradoras”.

Entre sus objetivos figura también formar e informar a todas las personas que intervienen en el mercado asegurador sobre sus derechos y todas las vías posibles para ejercitarlos, con objeto de “prevenir cualquier acción que menoscabe sus derechos o dignidad, así como la búsqueda de acuerdos mutuos, de códigos éticos de conducta con las compañías, que garanticen el respeto entre ambas partes”.

“Trabajaremos para conseguir que legalmente se reconozcan los legítimos derechos de todos los que trabajan en este sector, especialmente los derechos de cartera de los agentes, reconocidos en legislaciones anteriores y suprimidos actualmente en beneficio de las compañías”, asegura la dirección de Liberados de Mapfre. Esto impediría la posibilidad de desahucio de los agentes, tan de moda en la actualidad, y garantizaría su estabilidad presente y futura y la mejora del servicio a los ciudadanos”. La asociación pretende denunciar no solo las supuestas prácticas laborales que se lleven a cabo en Mapfre, sino “a todas aquellas compañías que utilicen fraudulentamente a sus trabajadores como agentes (falsos autónomos), con el consiguiente fraude a la Administración Pública y menoscabo de sus derechos laborales”.

Ayer, la Asociación Liberados de Mapfre puso en manos de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Almería al menos 58 denuncias de extrabajadores que supuestamente han prestado servicios como falsos autónomos en el sector. La asociación está compuesta por casi un centenar de asociados a los que, tras años de trabajo, “Mapfre resolvió supuestamente sus contratos sin indemnización de ningún tipo”.

“Por la información recabada por esta asociación, en la mayor parte de los anteriores agentes y delegados, se darían las características propias del falso autónomo. Y todos nos ofrecemos como prueba de ello si fuera necesario”, asegura la denuncia de Liberados de Mapfre.

Mapfre es una empresa multinacional de capital español con presencia en 49 países. Según datos de 2014, tiene oficialmente registradas 5.524 oficinas en todo el mundo, de las cuales 3.069 están en España y 2.087 en América Latina. El grupo dispone de una red de 79.000 agentes y mediadores de seguros, 5.600 de los cuales trabajan en Estados Unidos y más de 24.700 en Brasil. El resto –unos 49.000–, trabaja en territorio español. Según Liberados de Mapfre, miles de esos empleados prestan servicios como falsos autónomos.