La Asociación Liberados de Mapfre llevó ayer ante la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Almería al menos 58 denuncias de extrabajadores que supuestamente han prestado servicios como falsos autónomos en la compañía multinacional. La asociación está compuesta por casi un centenar de asociados a los que, tras años de trabajo, Mapfre resolvió supuestamente sus contratos “sin indemnización de ningún tipo”.

“Por la información recabada por esta asociación, en la mayor parte de los anteriores agentes y delegados se darían las características propias del falso autónomo. Y todos nos ofrecemos como prueba de ello si fuera necesario”, asegura la denuncia de Liberados de Mapfre.

En base a lo anterior, continúa el escrito presentado ante la Inspección Provincial de Almería, la asociación ha presentado al menos 58 denuncias contra “centros de trabajo propiedad o alquiler de Mapfre en Almería”. Las denuncias se acumulan en dos grandes grupos. Las primeras –al menos seis– van dirigidas contra las llamadas “oficinas directas”, es decir, aquellas cuyo responsable es un director de la empresa y donde trabajan un gran número de presuntos “falsos autónomos” denominados agentes profesionales Mapfre (APM). El segundo grupo de denuncias –las numeradas de la 7 a la 58– reclaman una investigación contra las “oficinas delegadas”, cuyo responsable es un presunto “falso autónomo”, pues “dependen jerárquicamente de las oficinas directas”.

En su escrito, Liberados de Mapfre muestra su absoluta disposición a colaborar con la Inspección de Trabajo para que hechos “como los que nos ocurrieron a nosotros no se vuelvan a producir” y añade que “nos constan circulares internas de Mapfre para eludir las inspecciones, siendo imprescindible contactar con los agentes profesionales Mapfre para descubrir cuáles de ellos son falsos autónomos”. Finalmente, la asociación solicita a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que investigue todos estos casos concretos con nombres y apellidos.

En una de las 58 denuncias presentadas, uno de los exdelegados asegura que en una oficina de Mapfre de Almería “desarrollan su actividad un grupo de trabajadores (denominados APM), dentro del ámbito de organización y dirección de Mapfre, sin haber realizado contratos laborales ni haber cursado sus altas en el Régimen General de la Seguridad Social”. Además, en esa sucursal los empleados están “obligados a darse de alta como autónomos, a pagar las cotizaciones sociales, IRPF etc., desarrollan su actividad en el seno de Mapfre, y con una dirección que ejerce Mapfre a través de su director en esta oficina que se materializa a través de unas directrices fijadas, como son horario, retribución, oficinas, medios de producción, etc”.

En definitiva, según la denuncia, en esa delegación “trabajan como asalariados pero están contratados como si fueran autónomos con todo lo que esto supone: seguir las directrices de Mapfre, para la que trabajan como lo harían unos trabajadores por cuenta ajena, y por tanto, convirtiéndose en unos “falsos autónomos”.

Los extrabajadores denuncian que la retribución que recibían mensualmente “la obtienen de Mapfre, dependiendo económica y exclusivamente de Mapfre. Acuden diariamente a su lugar de trabajo en esta oficina propiedad de Mapfre, con horario fijado por Mapfre. Reciben encargos de trabajo de Mapfre que no pueden rechazar. No tienen capacidad de decidir sobra la organización de su trabajo, ni sobre la carga del mismo. Decidiéndolo todo su superior jerárquico, el director de Mapfre en dicha oficina”.

La intención de Liberados de Mapfre es llegar hasta el final en las denuncias de los falsos autónomos, y para ello tiene previsto indagar en la situación de miles de trabajadores en cientos de oficinas repartidas por toda España. Ante este volumen de posibles denuncias, la Inspección de Trabajo de Almería podría dar traslado de todos los expedientes abiertos a una unidad especial en Madrid.

Mapfre es una empresa multinacional de capital español con presencia en 49 países. Según datos de 2014, tiene oficialmente registradas 5.524 oficinas en todo el mundo, de las cuales 3.069 están en España y 2.087 en América Latina. El grupo dispone de una red de 79.000 agentes y mediadores de seguros, 5.600 de los cuales trabajan en Estados Unidos y más de 24.700 en Brasil. El resto –unos 49.000–, trabaja en territorio español. Según Liberados de Mapfre, miles de esos empleados prestan servicios como falsos autónomos.