Ya sea para afrontar la vida desde una perspectiva personal o profesional, ser organizado es una aptitud que nos facilitará mucho el día a día. Y es que la organización nos aporta muchos beneficios como mayor productividad, evita situaciones de estrés, y nos ahorra tiempo y esfuerzo. Además, ser ordenado y metódico puede ser clave a la hora de crear por ejemplo una nueva empresa, junto con muchos otros factores, pero este en concreto puede determinar el éxito o fracaso de un proyecto empresarial o de vida.

Por fortuna, organizar efectivamente el tiempo del que disponemos es algo que todos podemos interiorizar haciendo un pequeño esfuerzo por cambiar ciertos hábitos y valiéndonos de útiles herramientas tal como explicamos a continuación.

En primer lugar, hay que pararse y recapitular las tareas y compromisos que tenemos por delante. Para ello, haz una lista con las cosas pendientes de hacer y prioriza aquellas más importantes. Tras ello, con una agenda ya sea en papel o electrónica crea un horario diario con los cometidos a realizar e intenta colocar las más importantes primero. A la hora de llevar a cabo una tarea en concreto intenta ceñirte al tiempo estipulado y una vez la labor esté terminada táchala de la lista.

Mientras estés confeccionando la lista también tienes que ser consciente de tus limitaciones de tiempo y de capacidades. Por esta razón, es mejor delegar a otras personas las tareas que puedan abarcarnos demasiado tiempo para el beneficio que nos reportan que, si bien son importantes, nuestra falta de habilidades hace que sea mejor contratar un profesional para llevarlas a cabo.

En este sentido, también es importante saber decir que no cuando tenemos la agenda demasiado apretada e intentar simplificar al máximo nuestra vida. Y es que algunas de las actividades que desarrollamos en nuestra vida cotidiana son totalmente innecesarias y prescindir de ellas nos hará más libres.

Por otra parte, aquellas obligaciones más importantes conviene tenerlas siempre presentes para que de ninguna manera caigan en el olvido. Así pues, conviene no solo apuntar estos compromisos preferentes en la agenda, sino que es preferible también tener un calendario, que hasta puede servir de decoración personalizándolos en páginas como Saxoprint, que nos permita tener a simple vista las tareas más importantes. Asimismo, para proyectos más grandes es conveniente dividirlos en ‘subtareas’ que harán que veas este gran proyecto como un objetivo más fácil de conseguir.

Por último, es también importante disfrutar del tiempo de ocio, el cual nos permitirá ser más productivos cuando nos tengamos que poner manos a la obra. Sin embargo, hay que ser conscientes de que ciertos pasatiempos, como las redes sociales, pueden crear adicción y ser una gran pérdida de tiempo.

Una vez hecho todo esto, queda la parte más difícil que es ser constante y disciplinado, porque aunque pueda ser fácil empezar con estos hábitos lo complicado es mantenerlos en el tiempo. Para ello, intenta ‘gamificar’ lo máximo que puedas tus tareas y date un caprichito cada vez que cumplas con alguna de ellas con tal de hacer más llevadera la adopción de estas nuevas costumbres. Con el tiempo, y con algo de fuerza de voluntad el ser organizado formará parte de ti.