Parece que cinematográficamente estemos en periodo de sequía y no es para menos, ya que muchos títulos de los últimos años han sido remakes, es decir, películas con la misma idea e historia de películas que fueron estrenadas por primera vez como una idea original. Se podría decir que los primeros remakes fueron películas como BEN-HUR de William Wyler en 1959 cuya original es de 1925 o Los 7 Magníficos de John Sturges en 1960 cuya primera versión titulada “Los 7 Samuráis” se lanzó en Japón en el año 1954. A continuación, veremos más ejemplos de remakes y la influencia en nuestra sociedad actual.

La imaginación al servicio de las industrias creativas

Las industrias del ocio y del entretenimiento se acogen a las ideas creativas para crear personajes e historias que nos hacen reír, llorar o disfrutar al máximo de las casi 2 horas que pueden durar una película estándar en el cine. Hubo una temporada en que la mayoría de los títulos cinematográficos que se lanzaban partían de un guion único, nunca antes mostrado o planteado al espectador. Hoy en día las tornas han cambiado, y cada vez podemos ver más películas basadas en otras más antiguas o versiones más modernas con personajes idénticos pero adaptados a otros contextos.

La creatividad parece estar sufriendo una crisis de ideas y de nuevas historias, pero realmente es el público que, con tanta demanda y seguidores ansiosos por más, han transformado las historias, que ahora se convierten no en remakes, sino en sagas con mucho éxito. En otros casos, cuando hay una película que se pone de moda en un país ajeno a nuestra cultura, intentamos recrear una versión cercana a nuestra cultura. Así ocurrió en el caso de Rings, una precuela estrenada el año pasado y que fue dirigida por Francisco Javier Gutiérrez basada en el terror japonés de Hideo Nakata. Otros remakes se apoyan en el éxito de su primera película, como buen ejemplo podemos encontrar la segunda parte de Trainspotting dirigida por Dany Boyle y que se estrenó el año pasado después de haber transcurrido más de 20 años entre ambas.

Las películas Disney son un buen baúl de los recuerdos, que cada aniversario trae una sorpresa bajo el brazo. Sus historias tienen muchas décadas y por lo tanto la compañía ha estado tomando decisiones para remasterizar sus películas y además grabarlas de nuevo pasando del formato de dibujos animados a actores de carne y hueso. Uno de sus éxitos convertido en película “real” fue la Bella y la Bestia, estrenada en marzo del año pasado después de que su versión animada viera la luz en 1991. Otra película más antigua es Dumbo, estrenada en abril de 1985 por Disney, y que se podrá volver a ver en los cines a finales de marzo de 2019 si no se cambia de planes. Para esta versión rodada con actores reales y algún que otro efecto especial para hacer al elefante volar, se ha contado con las habilidades de un gran director como es Tim Burton que ya dirigió “Alicia en el país de las maravillas” o “Eduardo Manostijeras”.

El impacto del merchandising y los videojuegos basados en películas

Los videojuegos y productos relacionados puede ayudar a que los títulos se mantengan en el mercado por más tiempo. El mercado del entretenimiento ha sabido sacar partido a los productos “accesorios” que dan más vida a la película en sí. Hoy en día podemos ver cómo la industria de los juegos ha crecido exponencialmente. Su creciente popularidad quizá se deba a las temáticas empleadas en sus diseños, que provienen principalmente de películas.

Estas estrategia de basar los juegos en películas ha sido un recurso muy eficiente en ventas y lo podemos encontrar en todo tipo de productos, como por ejemplo en los juegos de mesa como el creado por Forrest Pruzan bajo el título de Jurassic Park Danger! Así como en la industria de los casinos, concretamente en las tragaperras, que en sitios como Betway incluyen títulos como Game of Thrones, Hellboy, o Jurassic Park. Existen además casos curiosos como el de LEGO que ha pasado de ser un juguete muy famoso a tener sus propias películas en las salas de cine como fue “Lego: la película” estrenada en 2014. Aunque principalmente este fabricante de juguetes crea diferentes figuras basadas en personajes ficticios de numerosas películas, entre las más conocidas Star Wars.

Son muchos los coleccionistas que se lanzan a la aventura de coleccionar a los personajes de sus películas favoritas. Dungeon Marvels es una de esas tiendas que dispone de muchísima variedad donde se pueden encontrar decenas de superhéroes como por ejemplo Hulk o Spiderman. A diferencia de los superhéroes, existen series de dibujos como Los Pitufos convertidos en películas y mas tarde en videojuegos gracias a Ubisoft para plataformas como Nintendo, prueba de ello es que cuando una película ha tenido éxito muy fácilmente se pueden encontrar otros productos relacionados y que de alguna manera hacen de soporte para que un título tenga éxito tanto en la versión original como en sus posibles remakes.

Ya sea culpa o no de una posible crisis de creatividad, los remakes al fin y al cabo llegaron para quedarse, para darnos otro punto de vista de una misma historia y simplemente para adaptar un título cinematográfico a los tiempos que corren hoy en día.