La ciudad de Nikko, situada en plena montaña, sorprende, entre otras muchas razones, por su incalculable belleza natural y arquitectónica. Desde 1999 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y se encuentra a escasas dos horas en tren desde Tokio, dos razones de peso por las que el viajero debe visitarla en su viaje a Japón.

Nikko se caracteriza por las miles de actividades que ofrece para huir del calor veraniego del “País del Sol Naciente”. Entre su amplia propuesta de actividades el viajero podrá practicar deportes acuáticos y realizar senderismo en plena naturaleza. ¡Pasen y vean!

Actividades acuáticas

Descender y bucear el río Kinugawa. Este río es uno de los protagonistas de Nikko ya que el visitante puede disfrutar de divertidos momentos en la mejor compañía. Tener la oportunidad de desafiar el valle del río sorteando las rocas que lo salpican en un trepidante descenso es una auténtica aventura. Hasta el próximo 20 de noviembre, los aficionados podrán descubrirlo de esta manera a bordo de las típicas lanchas niponas, y buceando, hasta el 8 de octubre, siempre con el equipamiento necesario.

Paddle Surf. Practicar uno de los deportes más demandados de la actualidad también es posible en Nikko. El viajero podrá sentirse uno con la naturaleza, mientras consigue deslizarse por el agua del río, desafiando a la gravedad y aprendiendo los movimientos básicos de la tabla. ¡Una opción ideal para todo aquel que quiera adentrarse en esta disciplina!

Duck Tour en el lago Yunishikawa. A bordo del primer autobús anfibio (sobre el agua) de Japón, el visitante tiene la oportunidad de observar hasta el 2 de diciembre las maravillas naturales que rodean la presa de Yunishikawa de una forma muy cómoda y sin perder ningún tipo de detalle.

Senderismo por la naturaleza

El valle Ryuou, localizado a lo alto del río Kinugawa, es el lugar perfecto para encontrar la paz y la desconexión necesaria en unos días de vacaciones.  Paisajes verdes y grandes rocas con forma de dragones y una gran cantidad de fauna  caracterizan este entorno natural, que puede descubrirse durante 3 horas de excursión por caminos sencillos y cómodos desde el Kawaji Onsen.

Las tierras altas de Kirifuri es el punto más famoso para huir del calor veraniego, donde el viajero se encontrará con la naturaleza en estado puro que servirá para enmarcar las mejores fotografías. La entrada al parque es gratuita.