En el entorno económico en el que nos encontramos con una volatilidad creciente desde hace unas semanas, estamos viendo como los movimientos que se están produciendo, generan un incremento del volumen de negociación.

Estamos de acuerdo que la volatilidad es buena para identificar movimientos y rupturas, que llevábamos bastante tiempo esperando. En lo que al dólar se refiere hemos observado como lleva apreciándose unos meses de una manera impresionante con una subida vertical de dimensiones épicas.

Mientras que a mediados de octubre el mercado cotizaba el EUR/USD a niveles de 1,25 y con expectativas de seguir subiendo, asistimos a una transformación del dólar fundamental, donde unas expectativas de subidas de tipos en Estados Unidos fue descontada por el mercado con un cambio de tendencia brutal en la cotización del dólar.

Con una futura subida de tipos de interés en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal ha conseguido que el dólar, que venía encaminando unas bajadas importantes desde comienzos del año pasado, revirtiera completamente su tendencia de medio plazo, empezando a considerarse de manera importante, por parte de los inversores, la compra de dólares para un medio plazo ante su futura revalorización.

Por el momento todo está por descubrir, ya que hasta mediados de junio la Reserva Federal no dará pistas sobre si va a subir los tipos de interés, y de cuántos puntos porcentuales va a ser esta subida. Esta decisión sin duda alguna va a ser la que marque el futuro de la cotización del dólar, ya que el mercado viene descontado estas subidas de tipos desde febrero y una subida menor de lo esperado haría que el dólar se debilitase enormemente.

Por todo esto debemos estar atentos a la próxima reunión de la Reserva Federal,  ya que va a ser la que marque el nuevo rumbo de este tipo de cambio en el futuro, con lo que no se nos debe escapar la decisión que se tome por su importancia en los mercados mundiales.

Daniel García, analista de XTB