Las últimas lluvias reanimaron el mercado cerealista, pero los malos tiempos no acaban para el trigo duro, cuyo precio podría bajar aún más. Andalucía representa casi el 80 por ciento de la cosecha nacional de trigo duro y casi la mitad de la producción andaluza (el 45,34 por ciento) nace en Sevilla. El pasado año fueron 382.056 toneladas. Sin embargo, sembrar trigo es poco rentable y, lamentablemente, seguirá siéndolo.

Eso fue lo que se vaticinó ayer en la X edición de la Andalusian Commodity Exchange (antes Bolsa Andaluza de Materias Primas), que batió su récord con más de 500 asistentes de 23 países, tres más que en 2017 (Kazajistán, Turquía y Rusia).

Continuar leyendo AQUÍ