Cambio de trimestre, cambio de ilusiones. Renovamos trimestre y, después de lo sucedido durante los últimos tres meses, nos es lógico renovar las esperanzas del comportamiento futuro del mercado durante dicho periodo.

Si bien es cierto que el inicio del año no fue del todo malo, incluso encadenando varias jornadas alcistas consecutivas, pudimos ver como el conjunto del mercado se vino abajo hacia finales  de enero, con una verticalidad en la caída bastante significativa,  generando una volatilidad tan alta que muchos inversores observaban  de forma  incomprensible las circunstancias que estaba atravesando el mercado.

Lo más preocupante quizás era la aparentemente falta de información sobre los motivos de estas caídas, que estaban provocando el desplome de la mayoría de los mercados mundiales.

Durante los últimos años hemos vivido muchas caídas a lo largo de cada ejercicio, pero en todas ellas sabíamos prácticamente con total seguridad que los desplomes se debía a un determinado acontecimiento o suceso sufrido o que estaba por venir, como fue el Brexit , la depreciación del peso argentino e incluso las elecciones de Estados Unidos.

Esta vez fue diferente y vimos cómo este gran descenso que se producía en los mercados no tenía una razón aparente y, de hecho,  ni siquiera se vislumbraba un acontecimiento futuro que pudiera mover los mercados de esa manera o que pudiera generar una volatilidad tan alta como la que se produjo hace unas semanas.

Esta situación a la que estamos tan poco acostumbrados parece que puede revertir el rumbo y continuar el sesgo de los primeros días del trimestre. Con el cambio de trimestre es una oportunidad perfecta para renovar ilusiones e impulsar los mercados, para convertir el segundo trimestre del año,  en una continuidad  de la tendencia alcista de fondo que llevamos obteniendo durante los últimos años.

Daniel García, analista de XTB