A falta de una semana para finalizar el primer trimestre del año es obligatorio hacer balance de cómo vamos a estas alturas del mismo,  y cuáles son las principales proyecciones que tenemos de cara a los siguientes trimestres  restantes del  ejercicio.

Podemos afirmar que al cierre de este trimestre,  lo más llamativo es el comportamiento errático del mercado que, contra todo pronóstico,  hemos visto como no se han cumplido todas nuestras predicciones sobre cómo se iba a desarrollarse este periodo.

La cuestión y quizás lo que más llama la atención  es que dicho mal comportamiento no se debe a una consecuencia aparentemente mala para el mercado,  ya que es cierto que para que un mercado suba tiene que ir acompañado de un buen flujo de noticias alentadoras, para que un mercado baje simplemente puede hacerlo no por malas noticias claras, sino también por la falta de información de éstas.

El comportamiento errático que ha experimentado el mercado en este trimestre ha sido una situación inesperada  que ha sorprendido a propios y extraños, pues la falta de noticias que pudieran influir en un mal comportamiento de la renta variable brillaban precisamente por su ausencia. Esta situación debido a un incremento y mejora de la expansión económica de las principales potencias mundiales podía indicar que se reflejaría en los mercados financieros.

Todavía  es pronto para sacar conclusiones y podemos pecar de precipitarnos respecto a esto,  ya que no sería la primera vez que cambia tanto la película de un trimestre a otro,  pero nos es imposible dejar pasar por alto este comportamiento errático que ha experimentado la renta variable en dicho periodo,  que no nos ha dejado indiferentes respecto a las proyecciones que se vaticinaban al inicio del ejercicio.

Daniel García, analista de XTB