Por cada euro que la Junta de Andalucía invierte en fomento del emprendimiento y en la prestación de servicios de apoyo a la creación y el desarrollo empresarial, 7,94 retornan a la sociedad andaluza, según recoge un estudio sobre el impacto socioeconómico de la actividad de Andalucía Emprende realizado por esta entidad y acreditado por la Fundación ECODES.

Este informe de Andalucía Emprende, entidad dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento, señala que la inversión pública en emprendimiento que realiza el Gobierno andaluz es rentable. De esos 7,94 euros, 2,37 provienen de ingresos directos procedentes de los impuestos y las cotizaciones sociales, tanto de las empresas creadas con el apoyo de Andalucía Emprende como de la propia entidad, mientras que los 5,56 euros restantes son resultado del ahorro que las administraciones públicas y la ciudadanía obtiene gracias al empleo generado y a la gratuidad de los servicios prestados.

Asimismo, el estudio resalta que retorna a la sociedad casi el doble de lo invertido (1,84 euros por unidad), debido exclusivamente a la labor de Andalucía Emprende, procediendo el resto del retorno de las sinergias que esta entidad genera junto al sector privado. Así, 0,77 euros del retorno son de ingresos tributarios y por cotizaciones a la Seguridad Social de la propia actividad de Andalucía Emprende y de las empresas creadas; 0,61 euros del ahorro para las empresas, en concepto de los servicios gratuitos que les presta Andalucía Emprende; 0,41 euros de ahorro para el Estado en concepto de menores prestaciones sociales por desempleo; 0,05 euros de retorno adicional por la mayor supervivencia de las empresas creadas con el apoyo de Andalucía Emprende; y 0,003 euros de beneficios indirectos por mayor empleabilidad.

Además, el estudio recoge que los servicios que presta y las actividades que desarrolla Andalucía Emprende generan impactos “intangibles” que revierten en la sociedad en forma de beneficios que, aunque no pueden medirse en cuantitativamente, sí que tienen un valor social. En este apartado, concluye que este retorno se refleja, entre otros aspectos, en un aumento de la tasa de actividad emprendedora en Andalucía, una mayor tasa de supervivencia empresarial, una mejora de la empleabilidad en la juventud, una mayor predisposición y motivación hacia el autoempleo y una mejor valoración social de las personas emprendedoras.

Con este informe, acreditado por la Fundación ECODES, que ha verificado la rigurosidad de la metodología de medición empleada para su elaboración, Andalucía Emprende ha querido dar un paso más para conocer en profundidad los efectos de su actividad y la repercusión que ésta tiene en toda la sociedad andaluza, en la comunidad emprendedora y en el tejido empresarial.

En concreto, para llevar a cabo este trabajo de investigación, la metodología de medición utilizada se ha basado en dos técnicas experimentadas y aceptadas: el SROI (Social Return on Investment o retorno social de la inversión), que es un método que busca medir el impacto de las inversiones sociales y expresarlo en términos monetarios; y el análisis coste-beneficio. La combinación de ambos métodos da como resultado un informe donde la Fundación ECODES verifica que cumple con la debida rigurosidad y con los principios de las metodologías de medición del impacto social.

El estudio se centra en todas las actividades llevadas a cabo por Andalucía Emprende durante un año, con un criterio evaluativo y un análisis retrospectivo, es decir, basado en resultados reales que son fácilmente contrastables.