Cuando una familia necesita dinero en efectivo en un breve espacio de tiempo para resolver imprevistos, comprar nuevos bienes o desarrollar cualquier proyecto familiar una solución rápida es la de solicitar un Crédito al Consumo que suele tener un trámite fácil, rápido y de aprobación inmediata.

Son la solución para financiar la compra de bienes muebles —como un coche—, unas vacaciones, un viaje de fin de semana, un evento familiar, hacer reformas en la casa o costear gastos imprevistos.

La aprobación de un Crédito de Consumo es de fácil contratación. Simplemente la familia debe solicitar en la entidad elegida con su carnet de identidad, nóminas y otra documentación que suele estar al alcance de la mano. Tras verificar esos datos, el banco o la compañía financiera lo concede/deniega u ofrecerá el dinero máximo según salario y la ratio de endeudamiento provocada por otros préstamos que ya tenga contratados la familia como, por ejemplo, la hipoteca, préstamos personales o tarjetas de crédito. La cantidad de cuotas también se definen en el momento.

Un Crédito de Consumo tiene muchas ventajas. En primer lugar, porque es dinero disponible en cuestión de minutos, con una tasa de interés fija, el plazo de cancelación va desde los 12 a los 60 meses, dependiendo de la cantidad solicitada y, además, tiene otros beneficios, como puede ser carencias en el pago del capital prestado o acelerar los pagos.

El Crédito al Consumo destaca porque se puede usar el dinero en lo que se desee, sin tener que dar muchas explicaciones sobre las razones o motivos ni demostrar gastos ni facturas. Se dispone libremente del efectivo. Los requisitos son mínimos y lo mejor de todo: en cuestión de minutos se cuenta con ese dinero para gastarlo en lo que se quiera.

Pero aun cuando un Crédito de Consumo sea fácil de solicitar, lo mejor es comparar las diversas opciones que ofrece el mercado y elegir la más conveniente para el presupuesto de la familia. Para ello hay diferentes comparadores de este tipo de productos en el mercado, algo que no ocurría hace unos años, que permiten a los solicitantes poder encontrar la mejor opción sin tener que moverse del sillón de su casa ni depender en exclusiva de su entidad bancaria.