El Grupo CaixaBank, obtuvo en el ejercicio 2017 un beneficio atribuido de 1.684 millones (+60,9% respecto a 2016), que supone el mayor resultado anual en la historia de CaixaBank. Estos resultados han sido presentados hoy en Valencia, -nueva sede social del grupo-, por el presidente de la entidad, Jordi Gual acompañado por el consejero delegado Gonzalo Gortázar. El resultado de CaixaBank en España alcanza los 1.508 millones, un 44,1% más que en 2016.

Gual calificó de “muy positiva” la evolución de CaixaBank durante 2017, año en el que se registró “una fuerte competencia, unas circunstancias complejas” pero que pese a todo se han ido “ganando cuotas de mercado, lo que nos hace ser razonablemente optimistas”.

Para 2018, las perspectivas, según Gual, siguen siendo “positivas. Se llegará a un incremento del 3,9% PIB mundial y mejorará la confianza en Europa”. En cuanto a los riesgos en 2018, el presidente de CaixaBank destacó “geopolíticos, ligados a los populismos, cambios ideológicos o cambios demográficos”. En cuanto a la inflación ésta está “empezado a repuntar”, añadió y auguró que el Banco Central Europeo “comience a reducir sus programas de compra” así como que “no es razonable pensar que los tipos de interés sigan tan bajos”.

En lo que respecta a la economía española, Jordi Gual afirmó que para su entidad ésta crecerá en 2018 un 2,4%, situándose entre las mayores del mundo, atribuyendo parte de esos incrementos a las exportaciones. Finalmente manifestó que el “sistema bancario cada vez más reforzado. Los balances bancarios tienden a estabilizarse”.

La evolución del año “viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados de BPI desde febrero, que impacta en los principales epígrafes de la cuenta, con una contribución a los resultados del Grupo de 176 millones, y por la intensa actividad comercial de la entidad”, según fuentes de la entidad”.

El resultado de CaixaBank en España, por su parte, alcanza los 1.508 millones, un 44,1% más que en 2016. La contribución a resultados del negocio de BPI desde su integración en febrero asciende a 176 millones. El ROTE del Grupo CaixaBank mejora hasta el 8,4% (+280 puntos básicos en el año, cerca del objetivo establecido en el Plan Estratégico del 9%-11% para 2018), por la buena evolución del negocio bancario y asegurador, que alcanza una rentabilidad del 11,2%.

En cuanto a los recursos de clientes se incrementan en 45.563 millones respecto al cierre de 2016, hasta los 349.458 millones, tras la incorporación de BPI. En CaixaBank, aumentan en el año en 10.600 millones (+3,5%).

El margen de intereses crece un 14,2%, hasta los 4.746 millones; las comisiones se sitúan en los 2.499 millones (+19,5%); y los ingresos y gastos por contratos de seguro o reaseguro aumentan un 51,9%, hasta los 472 millones.

En lo que respecta al margen bruto éste alcanza los 8.222 millones de euros. El incremento del 5,1% respecto al  resultado obtenido en el año anterior refleja la mayor generación de ingresos core, con 7.887 millones, un 18% más que en 2016, y la incorporación de BPI.

El 96% de los ingresos proceden de la actividad bancaria básica, tras la menor actividad por operaciones financieras (-66,7%) y la menor contribución de las participadas (-21%).

El crédito bruto a la clientela alcanza los 223.951 millones (+9,3% en 2017). En CaixaBank, la cartera sana crece un 0,4% si no se considera la reducción de la financiación a CriteriaCaixa de 1.043 millones ni la evolución del sector público.

En el último año, la ratio de morosidad ha descendido 84 puntos básicos, hasta situarse en el 6%, reflejo de la mejora de la calidad crediticia. En el mismo periodo, los saldos dudosos se han reducido en CaixaBank en 1.668 millones.

Los activos líquidos totales se sitúan en 72.775 millones. Durante el ejercicio se ha reforzado la posición de liquidez del Grupo, con un Liquidity Coverage Ratio (LCR) del 202%, muy por encima del mínimo requerido del 100% a partir del 1 de enero de 2018.

El Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,7%, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico, del 11%-12%, y casi 3 puntos porcentuales por encima de los requerimientos del supervisor del 8,75%.

El margen bruto alcanza los 8.222 millones (+5,1%) por la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario (margen de intereses, comisiones e ingresos del negocio de seguros), que aumentan un 18% en el Grupo y un 8% en CaixaBank, y la incorporación de BPI. El 96% de los ingresos proceden de la actividad bancaria básica, tras la menor actividad por operaciones financieras (-66,7%) y la menor contribución de las participadas (-21%).

La rentabilidad del Grupo CaixaBank mejora desde diciembre 280 puntos básicos y se sitúa en el 8,4% -cerca del objetivo establecido en el Plan Estratégico del 9%-11%-, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 11,2%, con un resultado de 1.748 millones.

CaixaBank mantiene una posición de referencia en el mercado retail en España, con una cuota de penetración como primera entidad del 26,7% (+100 puntos básicos en los últimos doce meses), y la primera posición en nóminas domiciliadas, con una cuota del 26,3%, en fondos de inversión, con el 16,7%, planes de pensiones, con el 23,5%, y seguros de ahorro, con el 26,4%.

La entidad mantiene el liderazgo en banca online —el 55% de sus clientes son digitales— y en banca móvil, con 4,3 millones de clientes. La tecnología y la digitalización apoyan el modelo de negocio de CaixaBank, con 32.200 SmartPCs desplegados y el 98% de firmas digitales en 2017.

El margen de intereses alcanza los 4.746 millones (+14,2%)

En un contexto de tipos de interés en mínimos, el margen de intereses alcanza los 4.746 millones de euros (+14,2% respecto a 2016), impulsado por la incorporación del negocio de BPI, que aporta un 9,1% de crecimiento. En CaixaBank, el margen de intereses aumenta un 5,1%, esencialmente por la gestión de la actividad minorista, con una fuerte reducción del coste del ahorro a vencimiento. La evolución de los ingresos se ve impactada por la reducción de la rentabilidad de la cartera crediticia y de la cartera de renta fija por la bajada de los tipos de interés de mercado.

Los ingresos por comisiones alcanzan los 2.499 millones de euros. En su evolución (+19,5%) incide la aportación de BPI (+13,2%) y los ingresos derivados de la actividad comercial de CaixaBank (+6,3%), que refleja una mayor transaccionalidad y una mayor actividad debido a la fortaleza en los negocios de gestión de activos y de previsión.

Los gastos de administración y amortización recurrentes se sitúan en los 4.467 millones (+11,8%) y reflejan principalmente la incorporación de BPI, aunque en perímetro homogéneo se mantienen (+1% respecto a 2016 y +0,2% en gastos de personal). En 2017, se han registrado 110 millones de costes extraordinarios asociados a BPI.

Los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en 653 millones (-21%) reflejo, entre otros, del menor dividendo de Telefónica, cambios de perímetro y la venta del 2% de la participación de BPI en BFA (-97 millones atribuidos) registrado en enero antes de la toma de control. En el cuarto trimestre, menores resultados atribuidos derivados de la participación de BPI en Angola.

Las Ganancias/pérdidas por activos y pasivos financieros y otros se reducen hasta los 282 millones (-66,7%). En 2016 incluía 165 millones de euros del resultado de la operación de Visa Europe Ltd. así como la materialización de plusvalías de activos de renta fija disponibles para la venta.

Los recursos de clientes en CaixaBank crecen un 3,5%

En el Grupo, los recursos totales de clientes se sitúan en los 349.458 millones, con un aumento del 15% (+45.563 millones) en 2017 tras la incorporación de BPI (+11,5%, 34.963 millones). En CaixaBank, los recursos de clientes se incrementan un 3,5% en 2017 (+10.600 millones), y se mantienen estables en el último trimestre (-0,2%).

En CaixaBank, la cartera crediticia bruta se reduce un 1,9% y la cartera sana un 1,2% en 2017. Si no se considera la reducción de la financiación a CriteriaCaixa en el marco del proceso de desconsolidación prudencial (1.043 millones en el primer trimestre de 2017), ni tampoco la evolución del sector público, la cartera sana se mantiene estable (+0,4%).

Por otro lado, destaca la evolución positiva del crédito a empresas, con un incremento del 16% en el año, y del crédito al consumo, con un aumento del 15%.

En CaixaBank, la actividad comercial destaca por el fuerte crecimiento del negocio de seguros y gestión de activos. Los activos bajo gestión se sitúan en 88.018 millones de euros, con un aumento del 7,5% en el año y un 1,3% en el trimestre.

Al igual que en los últimos ejercicios, destaca el incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta los 61.077 millones de euros (+7,8% en el año), así como la evolución positiva de los planes de pensiones (+6,8% en el año), hasta los 26.941 millones de euros.

CaixaBank mantiene el liderazgo en seguros, planes y fondos por recursos gestionados, con una cuota del 21,3%.

La ratio de morosidad del Grupo se reduce hasta el 6%

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se sitúa en el 6% (6,9% a 31 de diciembre 2016), muy por debajo de la media del sector, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 50% (47% a cierre de 2016).

En el Grupo, los saldos dudosos descienden hasta los 14.305 millones. En CaixaBank, que ascienden a 13.086 millones, se han reducido en 1.668 millones en 2017 y 837 millones en el trimestre, tras venta de carteras.

Las dotaciones para insolvencias se sitúan en 799 millones. En la evolución anual (+154,2%) incide la liberación de 676 millones de euros de provisiones de la cartera crediticia en el cuarto trimestre de 2016 tras el desarrollo de modelos internos, consistentes con la Circular 4/2016. Aislando este    efecto, la evolución anual sería del -19,3%.

El apartado de otras dotaciones a provisiones asciende a 912 millones e incluye, entre otros, el registro de 455 millones de euros asociados a prejubilaciones (152 y 303 millones de euros en el primer y segundo trimestre, respectivamente), 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb en el primer trimestre.

Las ventas de inmuebles alcanzan los 1.610 millones (+20%)

La cartera de activos adjudicados netos disponibles para la venta en España disminuye hasta los 5.878 millones de euros (-378 millones de euros en 2017). La ratio de cobertura es del 58%.

El total de ventas de inmuebles en 2017 alcanza los 1.610 millones de euros (un 20% más que en el mismo periodo de 2016), con resultados positivos desde el cuarto trimestre de 2015. El resultado de las ventas sobre el valor contable neto se sitúa en un 20% en 2017 (+14 puntos porcentuales respecto el mismo período de 2016).

Los activos inmobiliarios destinados al alquiler disminuyen hasta los 3.030 millones de euros netos de provisiones (-48 millones de euros en 2017). La ratio de ocupación de esta cartera se sitúa en el 88%.

Refuerzo de la liquidez a lo largo del año

Los activos líquidos totales se sitúan en 72.775 millones. Durante el ejercicio se ha reforzado la    posición de liquidez del Grupo, con un Liquidity Coverage Ratio (LCR) del 202%, muy por encima del mínimo requerido del 100% a partir del 1 de enero de 2018.

Por otro lado, el Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,7% a 31 de diciembre, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%), y casi 3 puntos porcentuales por encima de los requerimientos del supervisor del 8,75%. Excluyendo el impacto de la integración de BPI, la evolución anual de la ratio ha sido de +60 puntos básicos debido a la generación de capital y -26 puntos básicos por la evolución del mercado y otros factores.

El capital total, en términos fully loaded, se sitúa en el 15,7%, por encima del objetivo fijado en el Plan Estratégico del 14,5%. A lo largo del año, esta ratio se ha reforzado con la emisión de 1.000   millones de AT1 y por varias emisiones de deuda subordinada, por importe total de 2.000 millones, entre febrero y julio.