Durante estas dos primeras semanas del año, la renta variable americana lleva cinco jornadas consecutivas en tendencia alcista rompiendo las resistencias previas, e incluso el Standard & Poor 500 y el Nasdaq 100 han alcanzado de nuevo máximos históricos, ¿Dónde se encuentra el techo? ¿Estamos próximos a alcanzarlo, o aún queda rally alcista? Hay que destacar que el S&P 500 en este 2018  acumula un 2,6%, después de haber subido un 19,4% en 2017 y el Nasdaq100 sumó un 0,292% hasta los 7.157puntos.

Históricamente, los primeros cinco días de enero suelen ser un indicador de la tendencia del mercado para el resto del año. La atención en Estados Unidos ahora pasa a la temporada de resultados trimestrales. Se espera que los inversores se centren en lo que las empresas estadounidenses informen cómo les puede beneficiar la revisión fiscal, recientemente aprobada, y los recortes tributarios corporativos.

Esta semana dentro de los catalizadores que han impulsado la eurozona se encuentra la caída de los pedidos industriales alemanes debido a la apreciación del euro de estas últimas semanas, parecía poco probable que disminuyese la creciente confianza en la economía alemana, después de una fuerte racha de eventos económicos positivas, a pesar de ello, el DAX alemán continúa en la sintonía de la renta variable global, tendencia alcista de medio y largo plazo.

En relación al EURUSD, todas las miradas se centraban en los 1,20 como precio objetivo, pero tras alcanzarlo, se espera que continúe pero con menor intensidad e incluso alguna corrección que sirva de nuevo como apoyo para continuar su avance hasta los niveles de 1,25.

 En relación a las materias primas cabe destacar el litio, que como componente de las baterías de los vehículos eléctricos, su demanda se ha disparado a niveles nunca visto antes, en contra de la oferta que se encuentra con déficit para abastecer dichos volúmenes. La economía de países emergentes como Argentina y Chile se ha visto beneficiada al encontrase con las mayores minas productoras de Litio, posiblemente nos encontramos ante el nuevo “oro industrial” para estos años venideros, donde la revolución tecnológica del Siglo XXI ya ha comenzado y se está asentando en nuestras vidas y economía.

Daniel García es analista en XTB