El Santander ha hecho públicos las emisiones que realizará a lo largo del año 2.018, unas emisiones que le permitirán, gracias al Banco Popular, cubrir sus necesidades de capital para el colchón anticrisis que se le exige para continuar siendo un banco sistémico global. Estas emisiones las desglosa en 4.000 millones de euros en cocos y deuda subordinada que pone a su nombre y en 1.750 millones en deuda subordinada que pone a nombre del Banco Popular. Sin embargo, las cifras demuestran todo lo que lleva afirmando. Estos son los números:

Como podemos comprobar, con estas captaciones logra cubrir con esa necesidad de capital, pero lo verdaderamente importante es que esta emisión demuestra que el Santander necesitaba del Popular para, no sólo mantener su categorización como banco sistémico, sino para que sus cuentas no mostraran la verdadera situación en que se encontraba el el banco presidido por Ana Patricia Botín antes de la intervención. Hay que recordar que, tal y como manifestaron las diferentes auditorías independientes, el Santander ya se ha apuntado gracias al Popular cantidades que superan los 18.000 millones de euros y para el cierre de ejercicio se anexionarán cifras superiores a los 43.000 millones. Con los números mostrados en la tabla adjunta podemos ver cómo el Santander extrae del Popular para estos dos años 43.547 millones de euros, es decir un 70% de sus necesidades de capital.

Cada día que pasa se demuestra lo que Diario16 lleva informando desde el mes de mayo: la operación por la que el Santander adquirió al Popular por un euro, arruinando a más de 305.000 familias, tenía una única finalidad que no era otra que un rescate encubierto al banco de Ana Patricia Botín y a la propia presidenta porque su gestión y la de su equipo más cercano ha hecho saltar las alarmas en los máximos accionistas que ya se están pensando en un cambio de rumbo que pasa inevitablemente por un cambio en la presidencia. El problema con que se va a encontrar la señora Botín es que no va a tener el apoyo tradicional de los minoristas puesto que ya hay varias plataformas que están pidiendo explicaciones y que están de acuerdo con ese cambio que puede terminar con que, por primera vez, el Santander no esté presidido por un Botín.