Alcázar de San Juan es una ciudad deportivamente muy activa decía el concejal donde tenemos actividades de gran nivel deportivo. Explicaba que la celebración del XVIII Duatlón se intenta cuadrar con las Jornadas de Vino y Bautismo Qervantino que se están realizando en Alcázar con multitud de actividades desde el día 7 y hasta el 12.
Es una prueba dura, porque el recorrido transcurre a través de los molinos, y bonita para verla por el ambiente y la participación, apunta el concejal, que anima a todos los vecinos a acercarse en esa mañana a los molinos donde también se va a poder disfrutar de la molienda tradicional y la apertura de los molinos de viento y la cueva de El Polvorín, junto con las jornadas gastronómicas de elaboración de duelos y quebrantos.
Este año va a haber alrededor de 160  participantes, se incrementa el número de deportistas que se han inscrito. Ortega ha querido agradecer al Club Triatlón del Alcázar, que organiza la prueba, el gran trabajo que desarrollan y apunta que  “desde que acabó la feria no hemos parado ni un fin de semana, todos ha habido acontecimientos deportivos importantes, eso demuestra el nivel de Alcázar y su relación con el deporte”.
Javier Rivas, presidente del Club organizador explica que Alcázar es población muy activa y esto lo reconocen muchos deportistas de todas las disciplinas, que destacan la buena organización de las pruebas alcazareñas. Se esperan  casi doscientos participantes que es muy buen número, dice, ya que no hay tantas personas que practican y participan en las dos disciplinas, además es una prueba dura que se ha dulcificado un poco con la ruta por parejas en la que pueden participar dos deportistas y cada uno realiza una de las pruebas que componen el duatlón.
Espera que las mujeres participen, es una prueba dura pero en Alcázar tenemos a la mujer más dura, decía en alusión a Alba Reguillo, que dice va a estar en la organización y que va a participar.
Cree Rivas que la gente ya conoce el circuito que espera esté bien arreglado y limpio de piedras para la prueba. El recorrido de la prueba consiste en 6 km de carrera a pie, 20m km de bici y tres a pie de nuevo. Transcurre entre los cerros de San Antón y san Isidro. La salida y meta son en los aledaños del campo de tiro.
Como son espacios abiertos y de altura se puede seguir muy bien la prueba y ver a los participantes con facilidad, por lo que ha animado a todos a subir al cerro en esta jornada tan especial.