Es seguro que no es la primera vez  que oímos hablar de este tipo de activos, de hecho, cada vez son más los inversores  que empiezan a interesarse o al menos comienzan por descubrir cómo cotizan y en qué se basan las Criptomonedas.
Si bien es cierto que el funcionamiento de estos activos parece a priori bastante difícil de asimilar, ya que difieren mucho del resto de productos tradicionales cotizados en un mercado relativamente regulado.
Esto suele dar lugar a dudas, pues una de las características principales de las Criptomonedas es que son activos descentralizados, es decir, no llevan detrás un banco central que pueda respaldar a estas divisas y, lo que es más importante, no tienen un ente regulador centralizado que pueda mover su precio en función de las diferentes políticas monetarias que pueda adoptar con este fin.
Uno de los principales miedos a los que se enfrentan los inversores es la falta de información o al menos la información confusa que se encuentran cuando se ponen a investigar sobre qué es exactamente lo que lleva detrás las Criptomonedas ,con lo que muchas veces arrojan la toalla hasta que vuelven a ver que se han vuelto a revalorizar otro 100%.
La Criptomoneda más conocida y más popular es, sin lugar a dudas,  el BitCoin, que es por el canal al que entran al mercado la mayoría de los inversores. Si bien es cierto que el BitCoin se ha revalorizado prácticamente un 500% en lo que va de año, muchos son los analistas que siguen creyendo que el precio es demasiado alto como para plantearse una inversión en este activo.
Pero, ¿ hasta dónde va a llegar su precio? Es una pregunta cada vez más comentada en el sector y las respuestas son bastante dispares, pues muchos son los que dicen que puede ser el plan de jubilación de muchas generaciones y otros creen realmente que estamos ante una nueva burbuja en los mercados, con lo que podemos encontrar opiniones de todo tipo.

Daniel García es analista en XTB