La música de las décadas de los 80 y 90 siguen siendo una fórmula de éxito. Los años pueden pasar, pero canciones como «Africanos en Madrid», «Lágrimas de metal», «Eloí, Eloí», «El Príncipe Valiente», «Manuel, Raquel», «Esta es mi generación» o «Seremos cómplices» siguen haciendo cantar y bailar a distintas generaciones porque son temas que forman parte tanto de la banda sonora de cada persona como de la realidad vital. Como ya indicó Cristina del Valle a Diario16 el «público joven conoce a Amistades Peligrosas a través de sus padres que tenían los discos, los cassettes o los CD. Tienen en el recuerdo nuestras canciones por sus padres y para ellos es importante vernos actuar».
El concierto, promovido por Amistades Peligrosas, reunió a grupos icónicos de nuestra música como Cómplices, Modestia Aparte y Tam Tam Go. Nuevamente, la implicación social del grupo de Cristina del Valle y de Manu Garzón se hace patente al promover un espectáculo solidario, en esta ocasión en favor de Cruz Roja y de los proyectos que desarrolla en Alcázar de San Juan. Cristina del Valle, en una entrevista concedida a este medio, afirmó que la gente, el público, agradece esa implicación con los temas que realmente preocupan a la ciudadanía porque la música es una de las armas más poderosas para la reivindicación social que tiene el ser humano porque «conecta directamente con la realidad y permite que reivindiquemos un nuevo modelo social».
Las 8000 personas que acudieron al campo de fútbol cantaron, bailaron, se emocionaron y vibraron con esas canciones de una época pasada pero que tienen una vigencia en los días actuales porque los problemas y las reivindicaciones del pasado siguen estando presentes porque el modelo no ha cambiado, los poderes siguen dando la espalda a los ciudadanos.
Por otro lado, también es importante la implicación del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan a la hora de apostar por los conciertos solidarios.