Durante estos meses el Grupo Diario16 al que pertenece Sabemos ha publicado cientos de páginas referidas a la operación que terminó con la intervención del Banco Popular y nos hemos centrado en la figura de los afectados y en el hecho de cómo los intereses de unos cuantos privilegiados se han antepuesto a los de los verdaderos dueños de la entidad. Les hemos las oscuras argucias de Emilio Saracho, Antonio del Valle y Reyes Calderón para vender el Popular. Les hemos contado cómo los movimientos de la operación salieron de más allá de la propia red de estos tres. Pero no es lo único, aún quedan asuntos que ustedes, nuestros lectores, deben saber, temas que tanto los pequeños y medianos accionistas, como los empleados, como los propios ciudadanos que no tienen relación alguna con lo ocurrido con la sexta entidad financiera de esta país tienen el derecho de saber porque, tal y como están montando las élites económicas y financieras la estructura de las grandes corporaciones y los grandes bancos cualquier día a ustedes les podrá pasar lo mismo que a estos más de 300.000 afectados.
Por esta razón decidimos reunir a un letrado especializado en estafas bancarias que ya ha presentado una querella contra las autoridades europeas y a un par de afectados para que éstos le preguntaran a aquél sus inquietudes, sus dudas. Esto fue lo que ocurrió.
AFECTADO: Señor abogado, ¿qué opina sobre la posibilidad de que se anule la decisión de la JUR en la madrugada del 7 de junio?
ABOGADO: Me parece correcto el planteamiento que han hecho en Diario16 respecto a este tema. Jurídicamente es viable la anulación de la operación porque, efectivamente, se han vulnerado derechos fundamentales recogidos en los convenios y tratados de la UE, por lo que procedería ir al Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea.
En cuanto a la falta de reclamación por parte del Consejo, fueron ellos mismos los que declararon la inviabilidad del banco (una vergüenza) y fueron cesados. Ahora, me parece casi una cuestión de honor, que lo hagan individualmente, desde luego, nosotros estamos valorando hacerlo.
AFECTADO: ¿Sería anulable la decisión y como consecuencia la operación?
ABOGADO: Yo creo que sí es anulable por vulneración de derechos fundamentales e incluso es posible por vulneración de procedimientos, pero lo que me parece más difícil es retrotraer el acto.
AFECTADO: ¿Qué responsabilidad tiene el Banco de Santander?
ABOGADO: No tengo muy claro lo del Santander porque fue el Consejo del Popular quien declaró inviable el banco y fue la JUR la que tomó la decisión de intervenir, intervino, valoró y vendió al Santander por el precio de valoración. Es un asunto jurídico complejo, pero parece que el primer responsable sería la JUR.
AFECTADO: En este caso, ¿cómo se llevaría a cabo la anulación?
ABOGADO: Quizás declarasen inejecutable “in natura” y acuerden indemnizar el valor que se determine por peritos en valoraciones contradictorias.
Frente al Santander cabria, quizá, reclamar por enriquecimiento injusto (dinero reservado para reclamaciones, valoración de empresa en liquidación cuando está en funcionamiento etc.), cuestión compleja y para estudiar.
AFECTADO: ¿La actuación del Santander fue fraudulenta?
ABOGADO: No, la que me parece fraudulenta es la forma de actuar de Emilio Saracho, y los que lo trajeron, no sé hasta que punto informó al Consejo del asunto de la liquidez; desde luego imprudentes sí parece que fueron con el descabezamiento del banco, en un momento en que debían haber llevado a cabo el plan de negocio aprobado con la ampliación de capital.
AFECTADO: Pero ¿hay un fraude?
ABOGADO: Evidentemente, hay muchas cosas que no están claras y que podrían ser interpretadas como fraudulentas. La actuación de Emilio Saracho provisionando activos sin mora es ilegal. La falta de transparencia de la JUR va en contra de los principios de la Unión Europea y de las propias normas del MUR. La incautación del valor de las acciones no está muy clara. La propia operación de intervención basada en informes que no mostraban la realidad del Banco Popular. Es evidente que cualquier abogado tiene base para presentar demandas contra el Santander, por ser responsable solidario al hacerse con el Popular, contra el BdE y la CNMV por no haber frenado los movimientos de los mercados, contra el Ministerio de Economía, contra el FROB por incumplir sus normas de funcionamiento, lo mismo que contra la JUR, el MUR y el BCE.
AFECTADO: En realidad, ¿quién es el responsable?
ABOGADO: En el caso del Popular no hay un único responsable, hay grados de responsabilidad porque casi todos los actores implicados han tenido algo que ver.
AFECTADO: Sí, ¿pero quién?
ABOGADO: Empecemos por el propio Consejo de Administración de Saracho. Las estrategias de mercado no fueron las adecuadas y permitieron que las estrategias a corto al no denunciarlo ante la CNMV para que interviniera. Además, el papel del propio presidente Emilio Saracho fue fundamental. Nunca entendí cómo pusieron a una persona que no tenía experiencia en gestionar un banco comercial al frente de uno que estaba intentando remontar el vuelo a través del plan de viabilidad de Ángel Ron. Saracho fue contratado por el Consejo de Administración con un único fin: vender la entidad. Tanto el BdE como la CNMV también tienen su responsabilidad in absentia. No hicieron nada cuando todo el mundo, incluso los que no somos expertos en bolsa, veíamos que se estaban produciendo operaciones a corto para debilitar el valor de la acción del Popular. Las autoridades europeas también tienen su responsabilidad al actuar en base a informes contradictorios, informes que, por cierto, están ocultando. El propio Santander tiene una responsabilidad hacia los accionistas a los que se les ha incautado su propiedad y su patrimonio. Por eso las líneas de demanda son varias y todas, creo yo, tienen grandes posibilidades de prosperar incluso para anular la operación.
AFECTADO: ¿Por qué se oculta el informe de Deloitte?
ABOGADO: Esa es una de las causas principales por las que todo lo ocurrido con el Banco Popular y sus accionistas no está nada claro. El hecho de ocultar un informe que, al parecer, fue fundamental para tomar la decisión de intervenir la entidad y entregársela al Santander por un euro, ya es causa de sospechas porque se están vulnerando derechos reconocidos en la carta de derechos de la UE y en las propias normas de funcionamiento del MUR. Por otro lado, el propio FROB tiene la obligación de dar acceso a esa información.
AFECTADO: Antes ha dicho que las líneas de defensa son múltiples, ¿qué opinas de los despachos de abogados que no van a reclamar responsabilidades al Santander porque tienen conflictos de intereses?
ABOGADO: En ese aspecto se podría llegar a rozar la ilegalidad porque no se puede servir a Dios y al diablo al mismo tiempo. Hay que ver qué despachos captaron afectados del Banco Popular teniendo ya relaciones con el Santander y quiénes no defienden totalmente a sus clientes porque el Santander empezó a ser cliente del despacho. En ambos casos, no ir contra el Santander por un conflicto de intereses es poco ético porque el hecho de no utilizar una línea de demanda es dejar en indefensión a un cliente. Eso, un abogado o un bufete no lo puede hacer porque su obligación es ofrecer a los clientes la mejor línea de defensa posible y si antepones intereses comerciales a los de un cliente es que algo se está haciendo mal.
AFECTADO: Antes hablaste de la responsabilidad de quien trajo a Saracho ¿A Saracho lo trajeron los «Reyes Magos»?
ABOGADO: No, más que los Reyes Magos, parece que lo trajo el demonio. Algún día te contaré lo que le dijo la abuela de del Valle a su mujer, al poco de casarse. Pero, yo pienso que el demonio no fue solo el De Valle, sino que también fue el Santander. Es muy sencillo. Dos meses antes de la intervención ya se estaban produciendo reuniones entre altos directivos del Popular y del Santander. Incluso alguno fue «fichado», alguien con mucha influencia y control de una parte importante del dinero de ciertas instituciones que tenían mucho peso en el Popular, alguien como Eduardo Pomares, quien fue fichado por el Santander en el mes de abril, dos meses antes de la intervención, alguien que era el gestor del patrimonio de la Iglesia en el Popular. Por tanto, el Santander ya tenía un plan de acción sobre el banco porque si este fichaje tiene relación la salida de fondos y activos del Popular gracias a la información privilegiada estaríamos hablando de algo más que un delito societario, estaríamos hablando de prevaricación. Por otro lado, también hay que tener en cuenta que fue el propio Luis De Guindos quien trajo a Saracho para que encabezara la operación porque el ministro necesitaba de una gran operación de la banca española para ganar méritos políticos y en el mundo económico. Hay que tener en cuenta que ahora mismo es el ministro que se encuentra en una posición más débil en el Gobierno. Por eso puso sus ojos en el Popular. Si conseguía una compra o una fusión entre la primera y la sexta entidad financiera española se marcaba un tanto importante, tanto en España como en Europa. Por eso estuvo moviendo los hilos. Por eso trajo a Saracho, un hombre del Santander, para que lograra que el valor del Popular se quedara en mínimos y se hiciera atractivo a las otras entidades, aunque sólo hubiera un candidato. Ya tenía a un hombre en Europa para que interviniera al Popular si hiciera falta y se lo entregara al Santander. Esta presencia constante de Luis de Guindos en todo el proceso o la ceguera del Banco de España y la CNMV me hace pensar en lo que ocurrió días antes de la intervención con respecto a la retirada de activos por parte de instituciones públicas, privadas y religiosas. Si se demostrara que hubo información privilegiada tanto hacia el Santander como hacia esas instituciones estaríamos hablando de delitos muy graves que el Estado de Derecho no puede permitir, tal y como he dicho antes.
AFECTADO: Con todo esto del Santander se me ha venido a la memoria una historia muy metafórica que me contaron hace muchos años. Dice así:
«Un Jefe de la Mafia descubre que su contable le robó 10 millones de dólares de la caja. El contable era sordo y por eso fue admitido en el trabajo, pues, como no podía oír nada, no podría actuar como testigo.
» El Jefe lo llamó para interrogarlo llevando una bella Abogada, que conocía el lenguaje de signos.
» La Abogada, usando el lenguaje de signos, le preguntó al Contable:
» — ¿Dónde está el dinero?
» Él respondió con signos:
» — Yo no sé de qué están hablando.
» La Abogada lo tradujo para el Jefe:
» —Dice que no sabe de qué le hablamos.
» El Mafioso sacó una pistola calibre 357 mágnum y apuntó a la cabeza del Contable, gritando:
» — ¡Pregúntale de nuevo…!!!
» La Abogada por medio de signos le dice:
» — Te va a matar si no le cuentas dónde está el dinero
» El contable responde con signos:
» — El dinero está en una maleta marrón de cuero enterrada en el jardín de la casa de mi primo Paco en la calle Fresnillo 7, parcela 6 del barrio de Santa Marta. Mi primo no está. Volverá dentro de 2 meses.
» El Mafioso pregunta a la Abogada:
» — ¿Qué dice?
» La Abogada responde:
» — Dice que no tiene miedo de morir y que usted no tiene valor para apretar el gatillo».
Así es como veo yo mucho de lo que ha pasado en el Popular y que nos ha dejado en la ruina.
ABOGADO: La metáfora es fantástica y sí, muestra muchas cosas que han pasado y que se han contado y otras muchas que aún están por salir. Yo, personalmente, tengo mis propias conclusiones. Todo lo que te he respondido es lo que cuestiono y defiendo y hasta ahí hay que llegar jurídicamente. Hay que llegar hasta el responsable del descabezamiento del Consejo desde mediados de 2016, el freno a la puesta en marcha del plan de viabilidad de Ángel Ron, a las operaciones bajistas, al cómplice silencio del Banco de España y la CNMV, a la compra de medios de comunicación, al apoyo que se le dio a Antonio del Valle y Reyes Calderón, a la contratación de Saracho, al montaje de las operaciones bajistas, a los que intervinieron de forma ilegal e impune, a los responsables de la operación de salidas de fondos anulando la liquidez del Banco, a quien influenció para que la JUR actuara, a quien valoró en un Euro y a quien, sabiendo que ese era un precio injusto procedente de una estafa, lo compró para enriquecerse ilícitamente a la vista de ciento de miles de pequeños accionistas
Y a quien en días después de comprar por un euro comenzó a vender y poniendo en valor a los activos humanos, al Know How de gestión y mercado, cartera de clientes de pequeñas y medianas empresas, ¿qué valor tienen estos activos ahora en mano y explotación del Santander? ¿Y el valor de mercado del Banco Popular, incluso activos y recuperación de liquidez que días antes se sacaron con la influencia, estrategia, ayuda, y como consecuencia connivencia del Santander?