La compañía aeroespacial y de análisis de datos Planet, que opera la flota de satélites de observación de la Tierra más grande de la historia, acaba de lanzar con éxito 48 satélites Dove. El lanzamiento tuvo lugar el pasado viernes 14 de julio a las 08:36, hora española, desde el Cosmódromo de Baikonur en el sur de Kazajstán. Los 48 satélites Dove – Flock 2k – fueron lanzados en un cohete Soyuz alcanzando la órbita sincrónica solar (SSO) a 475 km de altura. Durante la misión, que duró más de 8 horas, un total de 72 smallsats comerciales y universitarios fueron desplegados en tres órbitas únicas.
Estos 48 nuevos satélites amplían la constelación de observación de la Tierra de Planet a más de 190 y permitirán consolidar aún más la capacidad de la compañía para obtener imágenes terrestres. El paquete Flock 2k facilitará la toma de datos con mayor frecuencia y diversificará el conjunto de datos de Planet con imágenes captadas en horas más tardías del día y en diversas regiones marítimas.
“El lanzamiento del cohete Soyuz y el exitoso despliegue de los 48 satélites Dove de última generación incrementan nuestra constelación de satélites a más de 190. Nuestro equipo del Centro Europeo de Control de Misión situado en Planet Berlín ha trabajado para establecer con éxito un contacto inicial con los satélites”, afirma Robbie Schingler, co-fundador, director de estrategia y director general de Planet EU. “Felicitamos y agradecemos a equipos como Glavkosmos, Commercial Space Technologies (CST) o la Innovative Solutions in Space, los cuales han colaborado a que este lanzamiento sea una realidad.  En Planet estamos muy contentos de proporcionar a nuestros clientes y usuarios de todo el mundo una ampliada capacidad de monitorización y servicios de plataforma analítica globales”.
Este será el segundo lanzamiento dirigido por Planet de un paquete Dove realizado con un cohete Soyuz, después de que en 2013 se distribuyera el paquete Dove 2. En total, el decimosexto lanzamiento Dove de Planet, o el vigesimoprimero si incluimos las constelaciones RapidEye y la recién adquirida SkySat de Terra Bella. En este caso, la aportación de los satélites recién puestos en órbita servirá para aumentar su capacidad de adquisición de imágenes y mejorar significativamente los tiempos de revisita.