Hace escasamente seis meses consultando prensa económica, no parábamos de leer sobre el mismo tema: la posibilidad de que el euro/dólar pudiera llegar a la paridad. La verdad es que llegado a ese punto con el tipo de cambio euro/dólar a 1,04, todo parecía apuntar a que la paridad del cruce de las divisas podría llegar a valer 1,00; es decir, que simplemente los euros se pudieran cambiar por dólares sin ninguna prima adicional.

El mercado muchas veces es traicionero y cuando parece claro que un activo va a llegar a un determinado precio, efectivamente hace justo lo contrario. Lo hemos vivido recientemente aparte del forex, con el petróleo en 20 dólares, incluso con Banco Santander a 3 euros.

No podemos olvidarnos de que el mercado lo mueven las masas y el volumen negociado, y cada vez más existen más especialistas en trabajar esta rama de la psicología, ya que es un componente fundamental al ser los principales agentes que intervienen en este mercado. El problema viene cuando esta minoría de inversores intentan trabajar con un volumen bastante superior al conjunto de la masa, pues al anticiparse a los movimientos de mercado tienden a dejar enganchados al conjunto.

Hay un dicho en Wall Street que es: cuando la persona que te limpia los zapatos te dice que ha comprado acciones de una empresa en bolsa, porque parece que todo está subiendo, tienes que venderlo todo. Esta explicación es la que lleva a la conclusión de que cuando llega la información a una persona tan alejada del mundo de la bolsa y ésta después de meditarlo mucho tiempo se anima a comprar, probablemente las manos fuertes ya estén deshaciendo posiciones.

La principal conclusión que podemos obtener es que cuando se estaba hablando que el tipo de cambio euro/dólar llegaría a la paridad, probablemente, los principales fondos de inversión e inversores institucionales llevaban posicionados bajistas desde mucho tiempo antes.

Daniel García, analista de XTB