La tecnología ha cambiado los patrones de consumo de la sociedad. No hay marcha atrás. Y eso incluye, también, la forma de jugar y apostar. Por eso, los operadores de juego online se han convertido en una opción más. No obstante, se trata de una opción que valoran los propios actores como un segmento muy regulado y con altas restricciones a nivel publicitario, pese a los 226 millones de euros que invirtieron en 2016.

Estas y otras conclusiones fueron algunas de las ideas que surgieron la semana pasada durante la presentación del encuentro ‘5 años de juego regulado en España. Oportunidades y retos’. Se trataba de hacer balance de los últimos cinco años de vigencia de la Ley de Regulación del Juego, aprobada en 2012.

Juego online, ¿un sector en crecimiento?

Como industria perteneciente al ecommerce, el juego online ha ido ganando cuota de mercado en los últimos años. Así, en el segundo trimestre de 2016 generó un 3,2% del total del volumen de negocio de las ecommerce españolas. Dentro de este segmento, las operadoras del juego online, se han convertido, además, en un referente, como pioneras en trazabilidad.

Según señaló el experto en derecho y estrategia digital, Borja Adsuara, que estuvo presente durante el encuentro, “el sector del juego online es uno de los sectores empresariales más trazables de España, porque está sometido al control de la Dirección General de la Ordenación de Juego (DGOJ) sobre su actividad en tiempo real“. Más allá de la economía digital, “el juego online ha contribuido a normalizar el sector del juego en España”, indicó.

En el conjunto del pasado ejercicio, el sector del juego online registró un crecimiento superior al 30%. No obstante, con un margen bruto de 429 millones, su contribución al margen de ingresos de las empresas de juego (GGR) es, en proporción, muy escasa (apenas un 5%) respecto al juego presencial. “El juego online ha tenido un crecimiento muy notable en los últimos cinco años, pero todavía ocupa una parte pequeña del sector del juego”, comentó Sacha Michaud, presidente de JDigital.

Los importantes retos del juego online

Michaud incidió también en la fuerte carga fiscal que soportan los operadores. En este sentido, comentó que en 2016 destinaron de media más de un 40% de sus ingresos netos a impuestos. “Hay pocos operadores rentables en España porque los costes de entrada son altos y mantener la competitividad en el mercado es todo un reto, ya que la fiscalidad es muy elevada en comparación con otros países de Europa. Persisten, además, las diferencias entre Comunidades Autónomas, por lo que es necesaria una mayor convergencia fiscal”.

Por otro lado, el presidente de JDigital destacó las acciones promocionales como uno de los ejes en los que el sector sustenta su actividad. “La inversión en publicidad y promoción es vital para el sector del juego online, porque no tiene presencia física en la calle y esta es su manera de obtener visibilidad“. Aunque en 2016, la industria del juego online invirtió un total de 226,5 millones de euros en publicidad, promoción y patrocinios, los operadores están sujetos a unas restricciones considerables en cuanto a soportes publicitarios. “En lo que respecta a la promoción, el juego online es un sector autorregulado en publicidad y muy limitado en franja horaria”.

Cómo queda el futuro

Como oportunidad de crecimiento para el sector, Michaud apuntó a la posibilidad de introducir nuevas modalidades de juego en el mercado, de testear productos y de que los operadores puedan obtener licencias cuando quieran y no cuando marque el regulador. “La industria del juego regulado está creciendo pero no está siendo lo suficientemente innovadora por falta de flexibilidad en algunos aspectos de la regulación”.

Esta asociación sin ánimo de lucro, junto con los operadores Betfair, Gamesys, Bwin, Bet365 y William Hill, anunció, al margen del encuentro, el lanzamiento en las próximas semanas de una iniciativa de promoción del juego responsable.