El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado este miércoles en el Congreso que propondrá una modificación de la Ley General Tributaria para evitar que se produzcan nuevas regularizaciones fiscales, como la Declaración Tributaria Especial (DTE) de 2012, conocida como la ‘amnistía fiscal’.

Así lo ha anunciado durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Función Pública, a la que ha acudido precisamente para dar explicaciones por la anulación de su ‘amnistía’ por parte del Tribunal Constitucional, que la declara contraria a la Carta Magna.

Creo que hay un consenso muy amplio en contra de que haya nuevas regularizaciones extraordinarias como las que ha habido en España en las últimas décadas. Por eso les propongo modificar la Ley General Tributaria para que incluso lleguemos a prohibir expresamente nuevas regularizaciones”, ha aseverado en su intervención.

Montoro ha dicho que estas regularizaciones “no gustan a nadie” y que, por ello, espera que con las medidas adoptadas en los últimos años permitan garantizar un consenso necesario para poder sacar adelante la modificación de la ley.

Sin embargo, la propuesta ha sido recibido con indiferencia o escepticismo por parte de la oposición, si bien algunos grupos ni siquiera se han referido a ella durante su réplica. Sí han hecho referencia a ella PSOE y Ciudadanos a través de sus portavoces de Hacienda, Julián López Milla y Francisco de la Torre, respectivamente.

Así, el primero ha recordado una propuesta similar formulada por su formación hace dos legislaturas y la mayoría absoluta del PP acabó tumbándola en el Congreso, mientras que el segundo ha dudado su eficacia, si bien una ley con una nueva amnistía fiscal podría derogar ese cambio normativo.

En todo caso, De la Torre, que ha calificado de “trampa” esta sugerencia del ministro, ha dicho que, después de la sentencia del Tribunal Constitucional “ningún gobierno podrá aprobar una nueva amnistía fiscal”. El diputado de Ciudadanos ha advertido que las declaraciones del ministro no le convencen y que, por tanto, está convencido de que tendrán “consecuencias políticas”.

Los técnicos sacan los colores

Para dejar enevidencia todo lo que supuso esta amnistía, los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha denunciado que al menos el 11,5% de los acogidos a la amnistía fiscal continuaron defraudando una vez regularizada su situación con Hacienda, “lo que supone el porcentaje más elevado de fraude dentro de todos los grupos de contribuyentes que hay en España”.

En un comunicado, los técnicos señalan que estos datos salen a la luz después de que la Agencia Tributaria (AEAT) haya detectado que 3.413 personas que fueron inspeccionadas se habían acogido a la amnistía, a las que se descubrió una deuda impagada de 238 millones de euros, lo que supone una deuda media de 69.733 euros.

Para Gestha, esta es “la prueba evidente” de que las amnistías fiscales son “muy poco eficaces” para modificar la actitud del evasor, y posicionan a los amnistiados “en el grupo de contribuyentes con riesgo extremo de seguir defraudando”.

Así, pide al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que ordene una investigación tributaria de las 29.065 personas y 618 sociedades que se acogieron a la amnistía para determinar si han cambiado su compartimiento evasor o siguen defraudando, como ya se ha comprobado en el 11,5% de los amnistiados.