De entidades muy solventes a agujero negro de la economía española. Ese fue el camino que recorrieron las cajas de ahorro. Un camino que según muchos, entre ellos el exministro Jordi Sevilla, se vió envuelto en demasiados asuntos políticos.

Así lo ha defendido el también economista, que ha afirmado este martes que a la hora de acometer la reestructuración de las cajas de ahorros en 2012 “primó una visión político-partidista frente a los números“.

“Me da la impresión de que había un cierto interés político en circunscribir el problema a las cajas de ahorros”, ha señalado Sevilla durante su intervención en el seminario ‘La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?’, organizado por la APIE y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), y que recoge Europa Press.

El economista ha explicado que “algo que se ha estado diciendo” es que en el momento de la reestructuración de las cajas de ahorros “la situación del Popular ya hubiera dado para incorporarlo al proceso de rescate”, aunque ha reconocido que él no lo sabe. “En todo caso, no se hizo por muchas razones”, ha añadido.

Durante su intervención, Sevilla ha hecho un repaso por las principales “secuelas” de la crisis económica en términos de empleo, de deuda y de déficit público, al tiempo que ha apuntado que “el mayor riesgo de la economía española es no hacer nada, pensar que está todo hecho“.

Por otra parte, ha señalado que el euro “se ha convertido en el principal pegamento de la Unión Europea”, al tiempo que es “un proyecto que América quiere combatir desde que se firma el Tratado de Maastricht” que “ha vivido bajo el paraguas de Estados Unidos”. “Trump va a ayudar a que la Unión Europea se una y se plantee que estamos en una bicicleta y hay que seguir pedaleando”, ha añadido.

Imagen | ‘@EPeconomia