El fintech ya no es un término novedoso en España y menos aún en lo que se refiere a solicitar financiación y realizar pagos. De hecho, de las más de 200 empresas fintech que había en España en 2016, un 17% se dedica a la concesión de préstamos personales en línea y un 24% a los medios de pago online.

Como indican desde el comparador HelpMyCash.com, todos estos datos reflejan que la sociedad española paulatinamente se siente más cómoda con las nuevas tecnologías y que cada vez buscan más financiación vía online. De hecho, la migración hacia las nuevas tecnologías en España es cada vez más palpable, ya que el 70% de las personas que solicitan financiación online lo hacen desde dispositivos móviles.

¿Qué ventajas se obtiene al solicitar financiación online?

Inevitablemente, las nuevas tecnologías han ido calando en todos los ámbitos y, evidentemente, el sector financiero no iba a ser menos. No obstante, es importante saber cuáles son las ventajas que aportan las innovaciones digitales en los productos crediticios y sus procesos de solicitud, consulta, cancelación, etc.

En primer lugar, si acudimos a una compañía fintech de capital privado podemos realizar la solicitud del dinero desde cualquier dispositivo que tenga conexión a la red. Por ende, esto aporta una gran comodidad, ya que no tenemos que desplazarnos a oficinas, ni esperar largos trámites, ni tener que llevar documentos impresos…

En segundo lugar, otra de las grandes ventajas que ofrecen es la velocidad. Por un lado, porque evitaremos perder tiempo en cualquier aspecto relacionado con el proceso de solicitud y, por otro, porque al ser online, los procesos de análisis son automáticos, por lo que recibiremos una respuesta en cuestión de minutos y si todo es correcto, dispondremos del capital en nuestra cuenta al instante.

Finalmente y aunque no siempre sea así, los requisitos de aceptación que establecen estas empresas suelen ser más laxos que los de las entidades bancarias convencionales, por ejemplo admitiendo a clientes con deudas vigentes o en ASNEF. Eso no significa que no impongan requisitos y no realicen un análisis de solvencia del cliente.

¿Cuál es la postura de la banca tradicional ante las ‘fintech’?

Antes de nada, debemos tener en cuenta que la mayor parte de la financiación que se gestiona por internet llega de la mano de prestamistas de capital privado o plataformas virtuales, ya que estas empresas surgieron, en parte, para cubrir las necesidades y ofrecer los servicios que la banca tradicional no podía a los usuarios.

No obstante, ante esta situación, la banca parece que no ve a las fintech como una amenaza, más bien al contrario. Según un estudio elaborado por la consultora IDC a nivel internacional, 6 de cada 10 bancos del entorno europeo tienen intenciones de cooperar o adquirir empresas fintech.

Tanto es así, que el experto en fintech Fermín Bueno, cofundador de la plataforma Finnovista, cree que “en España tanto los grandes bancos como los pequeños tienen esa predisposición a colaborar. No me parece descabellado que seis de cada diez tengan esa postura”.

Así, podemos deducir que con el paso del tiempo los bancos tradicionales terminarán por integrar las nuevas tecnologías en la totalidad de sus productos y servicios, ya que se trata de la demanda actual.

Imagen | ‘PwC