Los operadores de telefonía tienen que diversificar el negocio para seguir siendo rentables. Por eso, la venta de dispositivos móviles siempre ha estado ahí. Bien mediante acuerdos con fabricantes, o con terminales propios fabricados por otras compañías. En este último caso, Vodafone, es la única que parece apostar de manera decidida, pese a que su última edición de móviles marca blanca tuviera un bajón de ventas con respecto a la anterior.

En concreto, según ha explicado el director de la Unidad de Negocio de Terminales del operador rojo, Nuno Taveira, se han vendido un total de 650.000 unidades de las dos últimas ediciones de los Vodafone Smart. Pero haciendo el desglose, en función de los datos que ofreció el pasado 2016, de la primera gama de estos terminales se vendieron 400.000 móviles, mientras que el último año esa cifra ha ascendido a 250.000 unidades.

De este modo, parece que Vodafone tiene como claro objetivo mejorar esos resultados. Para ello, su terminal estrella en esta ocasión -Smart V8- tendrá un precio de 224 euros de manera libre, y más barato si se asociada a alguna de sus taridas de móvil o convergente.

La apuesta de Vodafone por este tipo de terminales contrasta con la nula competencia de Movistar, que abandonó hace años esta forma de comercializar dispositivos; y con Orange, que pese a tener en el stock móviles bajo su propia marca, hace más de un año y medio que no renueva productos con algo nuevo.

El motivo quizá tenga la respuesta en el parón que vivió Vodafone durante el último año. De ahí que los operadores tengan algo de reticencia a la hora de lanzarse a vender estos productos. No obstante, el operador rojo mantiene su apuesta con el fin de ofrecer móviles competitivos a precios asequibles con sus tarifas. De hecho, según afirma Taveria, el 90% de las ventas de estos terminales se hacen asociadas a sus clientes dentro de sus propias tarifas y contratos. Es decir, no les preocupa el mercado libre aunque, matiza, es algo que están intentando potenciar.

El chasis para las tarifas de Vodafone

Para volver a acelerar en la venta de estos dispositivos de marca blanca, las armas de Vodafone son las siguientes:

Vodafone Smart V8 ha ganado el 2017 ‘World iF Design Award’ por su aspecto premium con un acabado de metal resistente. Su procesador puede conectarse a velocidades de hasta 300 Mb/s en la red 4G+ de Vodafone. Este móvil incluye pantalla Full HD de 5,5” con cristal Dragontrail 2.5D,  NFC, cámara trasera de 16 Mpx y frontal de 8Mpx con flash dual y batería de 3.000 miliamperios. También incluye procesador Qualcomm Snapdragon 435 de 8 núcleos, 3GB de RAM, 32GB de memoria ampliable hasta 128GB con tarjeta MicroSD, Android 7.1 y estará disponible en color cold metal. Su fabricante es ZTE y tendrá un precio de 224€.

Vodafone Smart N8 también ha resultado ganador de un 2017 ‘World iF Design Award’. Tiene pantalla de 5”, altavoz dual frontal, 16GB de almacenamiento (que puede incrementarse hasta 32GB con una tarjeta MicroSD) y una gran batería. El terminal cuenta con 4G a 150Mb/s, procesador Mediatek de 4 núcleos, RAM de 1,5GB, cámara trasera de 13Mpx y delantera de 5Mpx, batería de 2.400 mAh, sensor de huella dactilar y NFC, así como Android 7.1. Su fabricante es Alcatel-TCT y su precio es de 132 euros.

Vodafone Smart E8 es el terminal más económico de la gama Smart 8, óptimo tanto para Clientes de contrato como de prepago. Incluye 4G hasta 150Mb/s en descarga, pantalla de 5”, Android 7.1, procesador Qualcomm Snapdragon 210 de 4 núcleos, 1GB de RAM, 8GB de memoria, cámara de 5Mpx y batería de 2.200 mAh. Su fabricante es ZTE y el precio es de 83€.