El presidente de la agrupación de ejes comerciales Barcelona Oberta, Gabriel Jené, ha pedido este lunes a las administraciones que legislen para facilitar el equilibrio del comercio de proximidad con las grandes cadenas y los locales destinados a turismo para así garantizar la preservación de la identidad del modelo comercial de la capital catalana.

El informe ‘Diagnosi de l’ecosistema d’eixos comercials associats a Barcelona Oberta’, elaborado por Eixos Economy Observatory, y que recoge Europa Press, revela que la categoría comercial que más ha crecido en los ejes comerciales adheridos ha sido la del transporte privado, especialmente de alquiler de vehículos para turistas -como bicicletas, patines eléctricos y ‘segways’-, con un aumento del 12,4% en un año, han explicado en rueda de prensa.

El socio y jefe de análisis de Eixos Economy Observatory, Carlos Carrasco, ha destacado que la categoría de transporte ha sido la que más ha aumentado porcentualmente, pero que la que más lo ha hecho en número absolutos ha sido la de la restauración, con 65 locales más y un crecimiento del 3,49%, hasta ser el sector con más peso en los ejes de Barcelona Oberta, con un 28% de los locales.

También han aumentado los locales de productos cotidianos -como colmados-, con 26 más y un crecimiento del 3,54% hasta equivaler al 11% del total; los de servicios, con 18 más -aumento del 1,31% y un 20% del total-, y los de productos para la persona -como ropa y complementos-, con un 0,72% más y diez locales hasta representar el 20%.

Han disminuido los locales dedicados al hogar -con 20 menos y una reducción del 6,6%- y los de cultura, incluidas librerías y galerías de arte, con 29 locales y un 6,9% menos, según el estudio, que analiza Via Laietana;, Rambla Catalunya; Pelai y cercanías; La Rambla; Passeig de Gràcia; Barnacentre; el Born Comerç; GaiEixample; Gaudí Comerç; Poble-sec i Paral·lel, y Barceloneta.

El informe revela que los bazares han disminuido un 11% en estos ejes, mientras que las tiendas de souvenirs han aumentado un 7%, y los locales de autoservicio han aumentado otro 10,6%, ante lo que Carrasco ha señalado que estos locales suelen ofrecer más productos alimentarios preparados o congelados en lugar de frescos, lo que puede afectar a las salud de los consumidores si abusa: “De momento no es un problema grande, pero hay que seguir su evolución”.

Las cadenas y franquicias representan el 10% de los locales de los ejes de Barcelona Oberta, variando según la zona -es del 43% en paseo de Gràcia y del 25% en Pelai y Rambla Catalunya, y baja al 4% en Poble-sec y GaiEixample-, y Carrasco ha pedido “hacer un seguimiento” de la presencia de estos locales para garantizar el equilibrio con pequeños negocios y comercio de proximidad.