En las palabras, los silencios y lo que se quiere negar está muchas veces la verdad. Este jueves se celebraba la Junta General de Accionistas de Sacyr en medio de un velado “juego de tronos” que, sin embargo, el presidente de la compañía, Manuel Manrique, se ha obcecado en desmentir durante su intervención.

De manera tajante, el máximo responsable de Sacyr ha manifestado que no existe una “lucha de poder”. Y que el consejo está completamente unido. Así ha respondido a las preguntas de accionistas minoritarios en referencia a los intestinos movimientos accionariales que se llevan a cabo desde hace unas semanas. En concreto con la llegada de José Moreno Carretero, que ha elevado su participación en la empresa del 5,1% al 12,8%, y cuyos rumores sobre una ansiada búsqueda de la presidencia de Sacyr parecen una realidad.

Tema relacionado: La salida de OHL y Sacyr del Ibex confirma el ‘fin de ciclo’ 

Y es que el presidente de Sacyr ha sido un tanto contradictorio en su mensaje de “todo está en orden”. En la sesión de la Junta ha dado la “bienvenida” a los nuevos accionistas que han entrado en el capital del grupo de construcción y concesiones en los últimos meses, entre los que citó al grupo hotelero canario Lopesán, que en las últimas semanas tomó un 2,4% del capital.

¿Y quién falta de manera explícita en ese saludo? Correcto. Ni una leve mención susurrada a Moreno Carretero. Bien es cierto que el empresario murciano no llega de nuevas, pero su movimiento, a través de Beta Asociados, quizá hubiera merecido alguna mención. Sobre todo porque en breve habrá cambios en el consejo debido a esta circunstancia.

Sacyr debe cambiar su consejo

Por el momento, fuentes cercanas a Moreno Carretero aseguran que la intención inminente no es hacerse con la presidencia de la compañía. Pero los sillones en el consejo de Sacyr sí parecen una urgencia. Y todo hace indicar que así será. Además, Manrique no ha dudado en este punto al reconocer que la compañía abrirá una “reflexión” en su consejo de administración para adecuarlo a los cambios registrados en su accionariado en las últimas semanas.

Y, junto a este mensaje, volvió a reiterar que “no hay luchas de poder, el consejo está unido”. Garantizó de manera insistente el presidente ante las preguntas formuladas por varios accionistas minoritarios durante la junta de la compañía.

Manrique asegura que esta unidad viene avalada por las decisiones, “algunas muy difíciles”, que el consejo ha tenido que tomar en los últimos cinco años. “Estamos todos en la misma dirección y así vamos a seguir porque así nos avalan estos cinco años”, remarcó en referencia al lustro que hace que tomó el relevo en la presidencia tras la salida del expresidente y cofundador Luis del Rivero.

De igual forma, garantizó que la reflexión a la que Sacyr someterá a su consejo se abordará de forma “tranquila, consensuada y con sensatez”. “Contaremos con todos”, aseveró. “Recogeremos todas las peticiones y sugerencias, y se analizarán en los órganos correspondientes del grupo”, insistió.

El futuro de Sacyr en EEUU

Al margen de las luchas de poder que, supuestamente, no son tal, durante que Junta ha trascendido que Sacyr está dispuesto a adquirir una constructora en Estados Unidos para crecer en este mercado, que considera estratégico y que presenta un destacado potencial de crecimiento gracias al “ambicioso” plan de infraestructuras que prepara su presidente Donald Trump.

Así lo indicó el presidente al reconocer que el de Estados Unidos es un mercado constructor en el que es “más fácil” posicionarse mediante adquisiciones.

La compañía asegura estar ya pendiente de la eventual consecución de “cuatro o cinco proyectos” en el país, en el que además tiene desde finales de 2014 una alianza con la local Manhattan Construction.