Latinoamérica siempre se ha mostrado como un arma de doble filo para las empresas españolas. Por un lado se trata de una región que para muchas compañías supone gran parte de su facturación; pero también se ha convertido en una zona de inestabilidad, tanto política como monetaria. Por eso, el acercamiento de Repsol al presidente de Bolivia escenifica algo más que un simple apretón de manos.

En concreto, en máximo mandatario boliviano, Evo Morales; y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, se han reunido este jueves en Bruselas para ultimar un acuerdo que permitirá a la compañía explorar un nuevo bloque en el sur del país, donde se encuentran los principales campos productores.

Tema relacionado: Repsol, sin miedo a que Trump provoque cambios en el sector energético

En el encuentro, Evo Morales y Antonio Brufau han tratado temas de actualidad del sector energético boliviano y han analizado nuevos proyectos de interés conjunto, así como la posición estratégica de Bolivia en el mercado latinoamericano.

Asimismo, han analizado los planes de la compañía para incrementar la producción y las reservas del país andino.

En el encuentro, Evo Morales ha expresado su satisfacción y confianza en Repsol como operador en Bolivia, al tiempo que Antonio Brufau ha reafirmado el compromiso de la compañía por seguir desarrollando su actividad en Bolivia, así como su disposición a estudiar nuevos proyectos de crecimiento mutuo.

Repsol cuenta en Bolivia con derechos mineros sobre un total de 31 bloques: 6 de exploración y 25 en fase de desarrollo y producción. En 2016, la producción neta total de gas del Grupo en el país alcanzó los 2.390 millones de metros cúbicos (Mm³), fundamentalmente en el campo Margarita-Huacaya, operado por Repsol.

Repsol y su hallazgo en Trinidad y Tobago

Este simbólico estrechón de manos ha coincidido en el tiempo con una de las grandes noticias que ha protagonizado Repsol en el sector energético. La petrolera ha realizado en Trinidad y Tobago su mayor descubrimiento de gas en los últimos cinco años, con un volumen equivalente a dos años de consumo de gas en España.

En concreto, el hallazgo consta de dos pozos, denominados Savannah y Macadamia, que han sido completados con éxito por Repsol, que participa en un 30% en el consorcio descubridor, bpTT, mientras que el resto pertenece a BP.

La compañía estima unos recursos de unos 2 billones de pies cúbicos de gas (TCF, en sus siglas en inglés). Este es el mayor volumen volumen de gas descubierto en Trinidad y Tobago en la última década.

El pasado mes de marzo, el grupo presidido por Antonio Brufau llevó a cabo en Alaska el mayor descubrimiento convencional de hidrocarburos logrado en los últimos 30 años en suelo de Estados Unidos. El de Alaska, donde es socio Armstrong Energy, representaba el mayor descubrimiento para la petrolera presidida por Antonio Brufau en los últimos siete años.