Al inversor conservador español amante de los depósitos le ha surgido un dilema. Si hace pocos años podía encontrar un producto sin apenas riesgo que le daba una rentabilidad de hasta el 5%, ahora, invirtiendo en el mismo producto, difícilmente podrá encontrar intereses de más del 1%. Y eso en el mejor de los casos. Por lo que, tal y como explican desde el comparador HelpMyCash.com, debe decidir entre rentabilidad o seguridad.

La política de tipos en mínimos por parte del Banco Central Europeo está provocando un desplazamiento de muchos de estos ahorradores hacia inversiones de más riesgo, en busca de mayores rentabilidades.

Los fondos de inversión ganan popularidad

Uno de los productos que está ganando bastante popularidad son los fondos de inversión. Según datos de Imantia Capital, la inversión en estos encadena ya once meses al alza, hasta alcanzar los 251.520 millones de euros.

Sin embargo, aunque la inversión en fondos esté ganando adeptos, lo cierto es que España se aleja de las estadísticas de otros países. Así lo afirma el estudio sobre Evolución del ahorro de las familias realizado por Finanbest en colaboración con Analistas Financieros Internacionales (Afi). El documento, que analizó las inversiones en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España, asegura que en nuestro país solo el 6% invierte en fondos, mientras que en el resto de los países superan el umbral del 10%. De hecho, los españoles invierten en fondos al mismo nivel que los rumanos.

Los depósitos siguen siendo el producto estrella

Por otro lado, si en 2016 las familias españolas registraron un ahorro de más de dos billones de euros, solo 195.000 millones correspondían a fondos de inversión, mientras que la inversión en depósitos fue muy superior, de 858.000 millones de euros.

De esta forma, se demuestra que los ciudadanos españoles tienen más aversión al riesgo. A pesar de que algunos ya se han atrevido a desplazar sus inversiones hacia productos más rentables, muchos otros siguen haciéndolo en productos que ofrecen una rentabilidad casi nula, pero una seguridad completa.

De hecho, los últimos datos del Banco de España, correspondientes a abril de 2017, señalan que los hogares españoles tienen 767.900 millones de euros en depósitos, la cifra más alta en lo que llevamos de año.