El sainete que se vivía en el sistema financiero español desde hace unos meses ha dado a su fin. Banco Popular, que antaño fuera una de las entidades más solventes del mercado, se ha desmoronado poco a poco entre luchas de poder internas y malas gestiones externas hasta ser vendido por un euro.

En concreto, será la compañía presidida por Ana Botín, Banco Santander, la que se haga con Banco Popular. Lo ha hecho tras adquirir el 100% del capital social de Banco Popular por un euro. Además, ampliará capital por aproximdamente 7.000 millones de euros que cubrirá capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de la entidad presidida por Emilio Saracho.

Tema relacionado: Así se gestó el latrocinio de Banco Popular

Finalmente el lío se ha resuelto por cesárea. Es decir, Banco Santander ha realizado dicha operación como resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la junta única de resolución y ejecutado por el FROB, según ha explicado a la Comisión Nacional del Mercado de BValores (CNMV).

“Como parte de la ejecución del mencionado dispositivo de resolución se ha producido la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de este martes y de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Additional Tier 1 emitidos por Popular”, según explican desde el comprador.

Asimismo, se ha llevado a cabo la conversión de la totalidad de los instrumentos de capital regulatorio Tier 2 emitidos por Popular en acciones de la entidad de nueva emisión, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro.

El futuro de unos y otros

Banco Santander destaca que “la resolución del Banco Popular se efectuará sin ayudas públicas” y que la entidad resultante será la mayor de España en cuota de mercado en créditos y depósitos, con 17 millones de clientes”.

Con esta operación, el Santander alcanzaría un volumen de activos próximo a los 471.000 millones de euros y arrebataría a Caixabank el liderazgo en España.

Damos la bienvenida a los clientes de Banco Popular, que pasan a formar parte del grupo Santander”, asegura Ana Botín a través de un comunicado. “Vamos a trabajar duro para ofrecerles el mejor servicio durante este periodo de transición y en el futuro”.

El banco resultante de la integración de Santander y Popular tiene el objetivo de fortalecer la diversificación geográfica del grupo en un momento de mejora del ciclo tanto en España como en Portugal. Esto, según la entidad, les permitirá cumplir con todos sus compromisos con clientes y accionistas.