Bien es sabido que el fútbol mueve masas y, como no, dinero. Tanto es así que tener a un equipo español en una final como es la de la Copa de Europa significa negocio para las empresas turísticas españolas. Aerolíneas y agencias se frotan las manos con sus ofertas para los hinchas que se desplacen este sábado a Cardiff.

No obstante, se trata de una misión complicada ante la escasez de vuelos y alojamientos. Una docena de aeropuertos españoles (Alicante, Tenerife, Bilbao, Barcelona, Gran Canaria, Ibiza, Lanzarote, Madrid, Málaga, Palma o Valencia) ofrecen conexiones para viajar a la final de la Liga de Campeones en la capital galesa aunque muchos de ellas con escalas.

El grupo Globalia es quien más aficionados madridistas moverá. Así, Air Europa desplazará un total de 2.600 viajeros para que puedan asistir a la final de la Champions. La aerolínea realizará 16 vuelos especiales. Y aumentará la capacidad de la operativa regular con Londres en este primer fin de semana de junio.

Desde el grupo aseguran que el precio medio de un vuelo a Cardiff se sitúa en unos 300 euros a los que hay que añadir el coste de la entrada el partido de fútbol y los desplazamientos, por lo que el coste podría elevarse hasta los 800 euros.

Por otro lado, desde el jueves 1 de junio Iberia Express está trasladando a aficionados a Cardiff. A este primer vuelo de mañana, se suma la programación especial de vuelos chárter que Iberia Express ha planificado. La idea es transportar a más de 1.000 aficionados.

Por su parte, Vueling, ha puesto a la venta una operativa especial de 11 vuelos desde Barcelona y Madrid para la final con un total de 1.980 plazas. Y Ryanair también se suma a la fiesta futbolera de la Champions. Así, ofrece vuelos a la ciudad a precios que rondan los 199,99 euros por trayecto.

Así, las aerolíneas son las más beneficiadas con este tipo de eventos deportivos. Y en menor medida, las agencias de viajes que organizan muchos de estos viajes incluyendo vuelos y alojamiento.