Por norma general es buena idea que los políticos estén al margen de la tecnología y la innovación. Deben ser las empresas privadas quienes se encarguen de llevar a la sociedad todos los avances. Ahora bien, ¿qué sucede cuando dichos avances no alcanzan al conjunto de la ciudadanía? Ese es el momento en que se precisa de la actuación política. Por eso, Ciudadanos llevará al Congreso la universalidad de la banda ancha mínima de 30 megas de velocidad. Mejor dicho, ¿cómo conseguirá el Gobierno que así sea y cumpla con sus promesas?

En campaña electoral todo vale para seducir a los votantes. No hay problema en decir que habrá banda ancha ultrarrápida en toda España. Desde Zamora a Teruel, pasando por Badajoz o Almería. Después llega la realidad. Y el primero que tiró la piedra fue el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Y es que los políticos tienen una tendencia natural a prometer cosas. Empleo, infraestructuras, colegios… y también, cómo no, conexión a internet de máxima velocidad en todos los lugares de España. En concreto, Álvaro Nadal aseguró al poco de jurar su cargo que en 2020 habrá un 98% de la población con cobertura de al menos 30 Mb/s. Ahora mismo, ni siquiera esa cifra tiene conexión de 2 Mb/s.

En este contexto el grupo parlamentario de Ciudadanos no quiere dejar pasar más tiempo. Así, la diputada Melisa Rodríguez formulará diversas preguntas en el Congreso con esta situación para abordar el ralentizado acceso a internet en diversas regiones de la península.

La exposición que hace el partido naranja se basa en que uno de los objetivos prioritarios de la Agenda Digital Europea es llevar el acceso a Internet a una velocidad mínima de 30 Mb/s a toda la población en el lapso temporal existente hasta el año 2020.

Sin embargo, del último informe de cobertura de banda ancha del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, se desprende que al menos en 31 provincias españolas, entre el 30% y 65% de la población no puede acceder a 30 Mb/s. Además, exponen desde Ciudadanos, existen 8 provincias en las que entre el 20% y 40% de la población no puede acceder a internet a una velocidad mayor de 10 Mb/s, entre las que se encuentran A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, y un 3% de la población no puede tener acceso a internet a una velocidad mayor de 2 Mb/s.

Según los datos proporcionados por Hispasat, las zonas donde se registran mayores problemas de acceso a internet se encuentran en zonas rurales, existiendo 2.682 municipios de escasa población que no gozan de un acceso a internet con un mínimo de 10 Mb/s.

Las preguntas sobre la banda ancha

Parece obvio, por lo tanto, inquirir a Álvaro Nadal sobre cómo solventará el problema. Uno en el que se ha metido él mismo. Porque no ha especificado quiénes serán los responsables de llevar esto a cabo: por una lado el de las compañías que desplegarán esa fibra hasta el 98% de la población; y, por otro, ese 2% que lo tendrán que hacer los operadores de satélite.

Ante la situación, C’s será muy claro:

¿Qué medidas pretende adoptar el Gobierno para que todas las regiones españolas puedan gozar de acceso a internet a una velocidad mínima de 30 Mb/s en el año 2020?

Las provincias gallegas cuentan con el mayor porcentaje de población sin acceso a internet a una velocidad mínima de 10 Mb/s. ¿Se ha planteado el Gobierno de España llevar a cabo alguna medida específica de forma coordinada con la Xunta de Galicia para paliar este fenómeno?

¿Se puede llegar a esos niveles de conectividad?

El expresidente de la patronal tecnológica Ametic, José Manuel de Riva, antes dejar su cargo, y cuando el panorama político estaba regado por las elecciones, fue muy claro al respecto: “Cuando han hecho promesas de que llevarán banda ancha ultrarrápida a toda España no han preguntado a las empresas si todo esto es viable o no, al final se trata de una cuestión puramente económica”. Y esa es la clave.

Por muchas promesas que haya, son Movistar, Orange y Vodafone los que desplegarán fibra por toda España. Y lo harán, como es lógico, atendiendo a unos intereses comerciales. ¿De eso se ha preocupado el Gobierno? ¿Hay acuerdos con estos operadores? ¿Se responderán a las preguntas de Ciudadanos? 2020 no está tan lejos.