Ahora es un hombre marcado por la justicia, pero cuando hace unos años el consejero delegado de Gowex Jenaro García decía que el wifi era como el agua, estaba en lo cierto. Luego falló en su consecución, pero esta tecnología de conectividad inalámbrica se ha convertido en algo esencial. Por eso desde Europa se quiere potenciar su uso y desarrollo, sobre todo en lugares donde sea más necesario. Aunque la inversión se antoja, simplemente, anecdótica.

La noticia ha surgido porque el Parlamento Europeo ha llegado acuerdo político para asignar 120 millones de euros en dos años a la iniciativa Wifi4EU, con la que la Unión Europea quiere instalar conexiones wifi gratuitas en espacios públicos. En concreto llegaría a 8.000 lugares del territorio comunitario, incluidos plazas, parques, museos, bibliotecas y centros de salud. Esto parece, a todas luces, un brindis al sol en forma de postureo.

El objetivo es instalar las conexiones de alta velocidad en “entre 6.000 y 8.000 municipios” en el conjunto de la Unión Europea, por lo que el reparto de subvenciones deberá hacerse de manera “geográficamente equilibrada”. Con ello, el bloque quiere llevar el wifi a áreas en donde no existe todavía una oferta privada o pública similar de conexión inalámbrica de alta calidad.

La Comisión Europea, promotora de esta iniciativa, estima que con este despliegue se podrán asegurar entre 40 y 50 millones de conexiones al día. El presupuesto de 120 millones de euros deberá desembolsarse de aquí a 2019 y servirá para costear el material y las tareas de instalación de los puntos de acceso a internet, aunque está por decidir de qué partida del presupuesto comunitario saldrá.

Wifi público importante; privado, esencial

¿Es realmente el wifi tan importante como para invertir esta cantidad (aunque sea poca)? Más que importante, se trata algo esencial y que, de manera directa, servirá a los operadores para mejorar sus propias conexiones de datos.

Los motivos son simples. La descarga a través del wifi aumentará drásticamente a medida que el tráfico de datos móvil crece, fundamentalmente gracias al uso del vídeo. La tecnológica Cisco estima que el incremento del tráfico de datos móviles se multiplicará por siete hasta 2021 y que más del 60% de éste será descargado este año a través de redes wifi.

Según el proveedor de tecnología wifi Fon, este tipo de conexión será fundamental, entre otras cosas porque gracias a los hotspots gestionados por los operadores, los puntos de acceso wifi crecerán exponencialmente. Los hotspots carrier-grade pronto superarán en número a otros puntos de acceso ya instalados, lo que significa un avance para la convergencia de las redes celulares y wifi.

Por otra parte, el wifi será esencial para la conectividad del Internet de las Cosas. Según la Wireless Broadband Alliance (WBA), durante el último año, más del 85% de las empresas han priorizado el IoT en su agenda.

Así pues, la inversión que hará Bruselas para mejorar el wifi público es un simple parche, sobre todo teniendo en cuenta la necesidad de mejorar esta conexión, tanto de forma pública como privada, ante la avalancha de dispositivos conectados que se aproxima.

Desahogar a los operadores de telefonía será imprescindible. Asimismo, que la conectividad llegue a la mayor cantidad de lugares es una responsabilidad compartida entre empresas privadas y gobiernos públicos. Por lo tanto, estas iniciativas siempre deben ir de la mano. Y esta, por el momento, parece que solo es un parche.