El fallo en los sistemas técnicos de British Airways que el pasado fin de semana provocó cientos de cancelaciones tiene sus consecuencias. Este colapso podría costarse a la aerolínea hasta 100 millones de euros, según cálculos de Citigroup.

La aerolínea tuvo un fallo en el sistema el pasado sábado 27 de mayo provocando la cancelación de casi todos los vuelos por un periodo de 24 horas. A eso se suma la interrupción de muchos vuelos en los dos o tres siguientes. Más de 75.000 personas afectadas que recibirán su debida indemnización.

Así, cerca de 60 millones de euros en compensaciones deberá abonar British Airways. Los pasajeros que sufran un retraso de más de tres horas debido a problemas de la aerolínea deben ser compensados con 250 euros en los vuelos de hasta 1.500 kilómetros, de 400 euros hasta 3.000 kilómetros y hasta 600 euros para los vuelos de largo recorrido

El resto, 40 millones de euros, son los ingresos en un día que generaría la aerolínea. A ello además se suman las caídas en Bolsa que el grupo IAG está cosechando. El grupo lideró el lunes las pérdidas en Bolsa siguiendo la tendencia bajista. Y el martes sus títulos también se resintieron en Bolsa.

Por otro lado, el anuncio realizado por Iberia y British Airways el pasado viernes tampoco ha tenido buena acogida. Especialmente entre las agencias de viajes. Las dos aerolíneas han decido aplicar un suplemento de 9,5 euros y 8 libras respectivamente a cada componente de tarifa en reservas realizadas en GDS u otros sistemas de intermediación, salvo que usen conexión NDC.

Y por último, en el ojo del huracán del caos aéreo se encuentra un ejecutivo español, Álex Cruz. A este, la prensa británica cumpla del fallo informático tras externalizar 700 puestos de trabajo de informáticos a la India. Mantiene el puesto de momento.