El sistema financiero español mira de manera directa a Banco Popular. Incluso, el Gobierno de Mariano Rajoy tiene cierta preocupación por la compañía. De este modo, el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, está en contacto de directo con todos los implicados en el futuro del Popular.

Por el momento sigue en el aire la posibilidad de su venta. Banco Santander y Bankia parten como los mejor situados para hacerse con la entidad presidida por Emilio Saracho. Aunque BBVA no ha quedado descartada del todo. La fecha tope para tener todo despejado, en principio, es el 10 de junio. Pero ahora mismo se estima que la decisión final pueda prolongarse, incluso, hasta el mes de julio. Todo ello, mientras la posibilidad de la ampliación de capital y la marcha independiente del Popular sigue sobre la mesa.

¿Y qué suece mientras tanto a nivel comercial? Aunque ahora mismo todos los focos estén centrados en el proceso de fusión, o dicha ampliación de capital, lo cierto es que Banco Popular quiere nadar a contracorriente en el mercado y ha sacado un nuevo depósito con algunas peculiariades.

En concreto, mientras la rentabilidad de los plazos fijos no deja de caer, a pesar de los ligerísimos repuntes que se han vivido durante los primeros meses del año, el Popular quiere dar guerra. El nuevo Depósito Fidelidad tiene una rentabilidad de hasta el 0,70% TAE, un interés que contrasta con el de otras entidades que, incluso, se han atrevido a comercializar depósito al cero por ciento.

Al catálogo de productos de ahorro de Banco Popular y de su marca online Oficinadirecta se ha sumado el Depósito Fidelidad, un plazo fijo con el capital garantizado y cubierto, a su vez, por el FGD español con un plazo de dos años.

La idea es premiar a los clientes fieles, a aquellos que mantengan el producto hasta su vencimiento. Por ello, la rentabilidad será del 0,30% TAE y los intereses se abonarán trimestralmente, pero si al vencimiento el cliente ha mantenido intacto el importe inicial, la entidad añadirá una bonificación del 0,40% TIN que se liquidará al concluir el plazo, lo que dará lugar a un 0,70% TAE, señalan desde el comparador HelpMyCash.com.

Los interesados pueden contratar el producto hasta el 10 de junio desde un mínimo de 30.000 euros y sin máximo, aunque recordemos que el FGD solo garantiza hasta 100.000 euros por titular en cada entidad.

La cancelación anticipada está permitida, pero se tendrá que avisar a la entidad con una antelación de 31 días, en cuyo caso el banco liquidará el capital al 0,30% TAE. Si no se puede cumplir el plazo de preaviso, la rentabilidad se reducirá al 0%.

¿Qué ofrecen los rivales de Banco Popular?

La entidad presidida por Emilio Saracho promociona actualmente hasta cinco depósitos entre plazos fijos, estructurados y combinados con una rentabilidad de hasta el 1,50% TAE. Su homóloga online, Oficinadirecta, ofrece otros tantos depósitos; y WiZink, entidad participada en un 49% por Popular, comercializa un plazo fijo a 14 meses al 0,75% TAE y una cuenta de ahorro al 0,50%. Nada que ver con el resto de la gran banca, en la que la situación es muy distinta.

Bankia comercializa dos plazos fijos, uno a 36 meses y otro a 11, y ambos rentan al 0,04% TAE. La situación es peor aún en BBVA que ofrece un 0,02% a 13 meses, aunque también comercializa otro depósito a 13 meses combinado con fondos con un interés del 0,75% para el tramo a plazo fijo. Los clientes de CaixaBank lo tienen todavía más difícil: la entidad comercializa un depósito a un año con una rentabilidad del 0%. Y en Banco Santander los plazos fijos ni siquiera se publicitan. De entre la gran banca se salva Bankinter: la entidad naranja tiene tres depósitos a un año, dos de ellos al 0,50% para clientes que asuman cierto grado de vinculación y el otro al 0,15%.

Caso aparte son las cuentas nómina remuneradas que algunos bancos han situado en el centro de su campaña de captación de clientes. Es el caso de Banco Santander con su Cuenta 1|2|3 al 3% TAE y de Bankinter con su CuentaNómina al 5% TAE el primer año y al 2% TAE el segundo. Eso sí, en ambos casos el importe máximo que se remunera está limitado a cantidades no muy abultadas: 15.000 euros en el primer caso y 5.000 en el segundo.