Los conflictos laborales, por norma general, no entienden de buenas noticias. De manera lógica, los intereses de una empresa no siempre van acorde con la necesidad de sus trabajadores. Ese parece ser el caso de Fnac.

Esta semana se ha conocido que la distribuidora de productos culturales, de ocio y tecnología abrirá una nueva tienda en el centro de Madrid. En concreto, ha anunciado la apertura de un nuevo establecimiento en la zona de Goya. Contará con una superficie de más de 900m2, y abrirá sus puertas a finales de julio. Estará situada en el número 42 de la calle Goya, en un edificio histórico protegido situado en pleno Barrio de Salamanca.

Se trata del segundo anuncio de la compañía de una nueva tienda en la capital en menos de un mes, ya que a principios de mayo Fnac hizo pública su próxima apertura en otoño en el centro comercial Plaza Río 2.

Según cuenta Fnac en un comunicado, este nuevo anuncio forma parte del plan de expansión de la compañía, impulsado en 2016, con el que prácticamente duplicará su presencia en España en 2021.

De forma inmediata, los trabajadores han hecho presente su malestar a través de las redes sociales.

Además, ha vuelto a quedar latente el conflicto que existe en la representación sindical de los empleados, que se arrastra desde la negociación del último convenio colectivo de grandes almacenes.

Los trabajadores de Fnac, indignados

Justo antes de la firma de dicho convenio, que se llevó a cabo el pasado mes de abril, desde la sección sindical de Co.bas Fnac, ya hablaban de que “a las empresas la jugada les ha salido redonda: hace cuatro años nos quitaron ya casi todo con la excusa de la crisis, y ahora cuando siguen sumando beneficios multimillonarios nos dan un poquito y queda la cosa como de mejora”.

Para ellos, algunos de los culpables de la actual mala situación de los trabajadores se debe a UGT y CCOO. Aseguran que estos sindicatos han validados las propuestas de la compañía, llegando a señalar que han “dignificado las condiciones laborales del sector”, cuando la realidad parece estar bastante alejada.

Señalan, por ejemplo, que con la subida del 2,5% pactada, la diferencia entre el salario base en 2017 y el Salario Mínimo Interprofesional actual (707,60 euros) será menor que la existente en 2008. E insisten en que “con el 1% que subirá cada año hasta 2020, seguirá siendo menor”. Por este motivo, argumentan que el poder adquisitivo será cada vez menor.

De ahí que la apertura de nuevas tiendas caldee el ambiente entre gran parte de los trabajadores. Además, los fines de semana sigue siendo otro de los conflictos laborales que el nuevo convenio no parece resolver. Según Co.bas, el número máximo de domingos y festivos a trabajar gratis total que han acordado va a ser de  23 en los lugares de apertura generalizada como Madrid y Valencia, y de 7 en los de no apertura generalizada, en comparación con los 9 que había anteriormente.