Era un secreto a voces desde hacía tiempo. Los operadores de telefonía sabían que solo había una fórmula efectiva para encarecer sus recibos sin parecer un abuso: conseguir que la televisión de pago se paquetizase como un servicio más. Logro desbloqueado.

Según los últimos datos públicos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), al cierre de 2016 la única opción que crecía como método para contratar la televisión de pago era a través de los paquetes quíntuples, estos son los que incluyen banda ancha, fija y móvil; así como telefonía, también fija y móvil. Más, lógicamente, los servicios de televisión.

De esta manera, tanto Movistar, Orange como Vodafone han conseguido tener facturas que, en muchos casos, sobrepasan los 150 euros por abonado. Consiguiendo, además, que las portabilidades se hayan reducido, sobre todo por el costoso jaleo que supone cambiar la fibra, así como los servicios contratados.

Esto ha provocado, como sucedió a principio de año, que los operadores hayan subido los precios, bajo el pretexto -siempre- de unos mejores servicios. Todo enmarañado dentro una factura que aglutina todo los servicios. Incluyendo la televisión de pago, que cada vez genera más seguidores por las ofertas de series y estrenos que tienen.

Y es que los datos son evidentes. Del total de los abonados, el 85% tenían el servicio contratado bajo alguna modalidad empaquetada, en concreto 5,18 millones, casi 120.000 más que en el trimestre anterior.

El empaquetamiento con más crecimiento continuó siendo el paquete quíntuple, que contabilizó más de 250.000 altas netas nuevas en el trimestre y alcanzó un total de 4,8 millones de abonados.

La Tv de pago goza de buena salud

Además del triunfo particular de los operadores de telefonía, la propia televisión de pago está como un tiro. Cada vez más usuario reconocen esta modalidad como algo funcional, y su crecimiento es imparable según los datos de la CNMC.

Los ingresos de la televisión de pago crecieron un 24% en 2016. La televisión en abierto obtuvo 543 millones de euros y la televisión de pago 506 millones de euros en el cuarto trimestre de 2016.

Por tecnología, la televisión IP (XDSL/FTTH) registró un importante aumento del 59% en ingresos por abonados con respecto al cuarto trimestre del año anterior, con una facturación de 285 millones de euros. En segundo lugar, la TV por satélite obtuvo unos ingresos por abonados de 140,2 millones, con un retroceso del 8,5%.

En cuando al consumo, el promedio de televisión durante el trimestre se situó en 4 horas por persona y día, aumentando el consumo en casi 40 minutos con respecto al trimestre anterior debido los meses de invierno. Por plataforma, el consumo de televisión, tanto en abierto como de pago, se repartió en un 78,5% para la TDT, el 2,7% para la televisión por satélite y el 18,8% para las plataformas de cable y TV-XDSL/FTTH.