La compañía hongkonesa Cathay Pacific perdió 575 millones de dólares de Hong Kong (69,1 millones de euros) en 2016. La respuesta no se ha hecho esperar mucho: 600 trabajadores serán despedidos.

Cathay busca cambiar de manera “significativa” la organización de la empresa. Por ello ha anunciado el despido de 600 empleados. Un duro reajuste en la plantilla que forma parte de un plan de reestructuración.

En una primera fase, solamente afectará a las oficinas centrales. En mayor parte a los puestos de dirección y gestión (de los que reajustará un 25%) así como a un 18% del resto del personal de oficina.

Al parecer, el duro ajuste no afectará a ningún miembro de las tripulaciones. Aunque tendrán que responder del mismo modo a las exigencias de mejora en la eficiencia y la productividad.

Este duro plan de ajuste se debe a los malos resultados de la compañía. Cathay Pacific perdió 575 millones de dólares de Hong Kong (69,1 millones de euros) en 2016 frente a las ganancias de 6.000 millones dólares de Hong Kong (704 millones de euros) de 2015. Para la aerolínea este resultado se debió al impacto adverso del cambio de divisas en un mercado muy competitivo y al precio del combustible.

Para 2017, la compañía espera lograr a largo plazo un crecimiento sostenible del valor de las acciones de la compañía. “Estamos convencidos del éxito al largo plazo. Hemos celebrado nuestro 70 aniversario en 2016 y nuestro compromiso con la ciudad de Hong Kong permanece inquebrantable”, sentenció el presidente de la aerolínea, John Slosar.

Por otro lado, la compañía apuesta por España. A partir del próximo mes de julio lanza una nueva conexión aérea con Hong Kong desde Barcelona. Esta se suma a la ruta ya existente desde Madrid que se puso en marcha en junio del año pasado.