Vende más, pero gana menos. Este es el resumen financiero de Apple durante su último ejercicio. En concreto, la compañía de la manzana generó a través de sus tiendas una cifra de negocio de 337 millones de euros, un 11% más que el periodo anterior.

Tim Cook debe estar contento con los consumidores españoles. En el periodo en el que estuvieron como estiletes los iPhone 6 y 6 Plus, la compañía pasó de ingresar 304 millones a los 337 millones al cierre de su ejercicio el pasado 30 de septiembre de 2016. Esos son los datos presentados en el registro mercantil a los que ha tenido acceso SABEMOS a través de Infoempresa.com.

Aunque en realidad son parte de ellos. Estas cifras pertenecen a Apple Retail Spain, que es la sociedad que gestiona las 11 tiendas que tiene ahora mismo la compañía en nuestro país. Y es que también tiene otra sociedad, Apple Marketing Iberia, con la gestión de otras actividades.

No obstante, la alegría no podía ser plena. Las tiendas de Apple han pasado de generar un beneficio neto de 3,7 millones de euros en 2016, a tener unas pérdidas de 7,2 millones.

Entre los factores que pueden explicar esta situación estaría al aumento en el gasto por el número de empleados, que se elevó sustancialmente de un año para otro. Así, durante 2015 tuvieron empleados a 1.155 trabajadores, mientras que en 2016 esa cifra se elevó hasta las 1.240 personas. De esta forma, las remuneraciones pasaron de ser 28,8 millones de euros a 34,5 millones, además del correspondiente aumento en gastos de Seguridad Social.

Apple pagó más impuestos

Otro de los factores que han incidido de manera directa en esos beneficios negativos fue el pago de impuestos, que durante el último ejercicio se elevó hasta las 11,4 millones, bastante más que los 3,3 millones que pagó en 2015.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que Apple España compra los productos a la matriz, y estos gastos, denominados como “compras de mercadería”, suponen un total de 240 millones. Cifra que ha aumentado considerablemente con respecto al año anterior.

En cuanto a los gastos de publicidad y marketing, curiosamente Apple ha reducido la partida. En el último año gastó para estas actividades un total de 1,8 millones de euros, mientras que en 2015 llegó a invertir 2,01 millones. Por lo tanto, no sale mal la jugada si consigue tener menos exposición pública, pero vender más productos. O al menos hacerlo más caro.