El Día Mundial de Internet que se celebra cada año el 17 de mayo desde hace 13 años nos hace pensar de nuevo de la tecnología más imprescindible en nuestra vida y de qué manera nos influencia la vida. Los números hablan por sí solos: hay 3.773 millones de internautas a nivel mundial, aun teniendo en cuenta que el 58% de la población del planeta no tiene acceso a internet.

Al mismo tiempo en España hay 23 millones de internautas diarios y 44,2% de ellos utilizan el móvil para conectarse a la red y estos números son aún más grandescuando se trata de conectarse a las redes sociales o cuando analizamos solo los usuarios menores de 30 años(cerca de 90%).

El dispositivo móvil es el más preferido para entrar en la red de redes y por tanto también ha crecido el mercado de las aplicaciones móviles que se utilizan en smartphones y tabletas. Como cada vez hay más usuarios que buscan ocio y entretenimiento en la red, las aplicaciones para jugar online abundan y son unas de las solicitadas y descargadas. Los sitios que ofrecen juegos con dinero real como regla proporcionan dos tipos de apps: versión web-app y app para descargar. Las diferencias entre las apps con descarga y las versiones web de los sitios con juegos de azar son muy pequeñas en la propia oferta y más grandes en ejecutarlas en el móvil.

Para los usuarios que prefieren tener el juego de inmediato sin esperar para cargar el juego es recomendable descargar la app para tenerla instalada en el móvil y no depender tanto de la conexión con Internet porque se pueden utilizar incluso sin conexión de datos o de la Red. Este tipo de aplicación suele ser por pago y especialmente desarrollada para algunos de los dos principales sistemas operativos – iOS y Android.

Las desventajas de las apps con descarga son varias: ocupan espacio en la memoria del móvil y además requieren unas actualizaciones y autorizaciones molestas cada cierto tiempo.

Por otro lado, las web-apps son sitios web optimizados para el móvil que permiten a los internautas navegar por sus páginas y utilizar sus servicios. Sin embargo, la principal ventaja de las web-apps es que son compatibles con casi todos los dispositivos móviles de casi todas las marcas porque se ejecutan directamente en el navegador del smartphone. De esa manera los usuarios de Windows Phone y BlackBerry que nunca pueden encontrar apps especiales para sus sistemas operativos, pueden disfrutar también de los sitios optimizados con una web-app.