Volkswagen quiere cerrar página cuanto antes sobre los problemas que tuvo hace un par de años a cuenta de los trucajes de sus vehículos. Para ello, una gran inversión que simbolice una ruptura con todo aquello es el primer paso para recuperar la credibilidad del mercado.

En concreto, el fabricante automovilístico alemán ha anunciado que va a invertir 9.000 millones de euros en los próximos cinco años en tecnologías de tracción alternativas y 10.000 millones de euros en motores de combustión modernos hasta 2022.

El presidente del grupo Volkswagen, Matthias Müller, dijo en la junta general de accionistas en Hannover que Volkswagen impulsa el cambio de la movilidad con toda fuerza. “El futuro conduce eléctrico. Hasta 2025 queremos ser líderes mundiales en la movilidad eléctrica”, afirmó Müller en declaraciones recogidas por Efe. “Para hacer posible para muchos una movilidad sostenible y pagable, registraremos todo el espectro: desde lo convencional hasta el cien por cien eléctrico”, enfatizó Müller.

El consorcio alemán, que tiene doce marcas, quiere dar señales claras a favor del desarrollo de la movilidad eléctrica. El grupo Volkswagen ha invertido en los últimos cinco años unos 3.000 millones de euros en tecnologías de tracción alternativas. Esta cantidad se va a triplicar en los próximos cinco años, según dijo su presidente. Hasta 2018 Volkswagen va a lanzar al mercado diez modelos nuevos eléctricos y hasta 2025 otros 30 modelos completamente eléctricos.

Müller dijo ante unos 3.000 accionistas que “los motores clásicos son irrenunciables durante un periodo de tiempo previsible” y por ello Volkswagen va a seguir desarrollando los motores diésel y gasolina (Otto) para que consuman menos y sean más respetuosos con el medioambiente.

El grupo Volkswagen negocia en estos momentos colaboraciones para las baterías eléctricas en Europa y China y, según Müller, informará más de ello en breve. Los motores de combustión modernos son irrenunciables en un periodo previsible, incluido el Euro-6–diésel, añadió Müller. Hasta 2022 el grupo Volkswagen va a invertir unos 10.000 millones de euros en estas tecnologías.