A pocas semanas de que los vuelos low cost al norte de América desde Barcelona se estrenen, Norwegian y Level ya buscan nuevos mercados. Mientras la primera tira hacia Latinoamérica, la segunda busca en Europa nuevas bases operativas.

Norwegian, que en esto del low cost de largo radio parece llevar la delantera, ya lo anunció el pasado mes de octubre. Su idea era instalar un nuevo hub en Buenos Aires. Así,  conectará con las ciudades más importantes en Europa, como Oslo, Londres, París o Madrid. Y así lo han decidido ya.

El consejo de administración de Norwegian ha aprobado el lanzamiento del plan operativo para su nueva filial en Argentina. El inicio de las rutas está sujeto a la aprobación de los permisos del Gobierno. Pero la aerolínea contempla de manera inmediata la contratación de personal administrativo en el país.

El precio de salida de los billetes para volar a Argentina sería a partir de 138 euros en los servicios intercontinentales y a partir de 46 euros en rutas domésticas.

Pero esta estrategia no se queda solo aquí. Norwegian también estudia la posibilidad de desembarcar en Chile. Y, en menor medida, Brasil, y no descarta la posibilidad de realizar conexiones en India o Sudáfrica para volar a América a través de Europa.

Por su parte, IAG estudia operar con Level desde los aeropuertos de Roma-Fiumicino y París-Orly como opciones “más interesantes”, por ser estratégicos. “Estamos buscando aviones adicionales para esta primera etapa de cara al año 2018. Dos o quizás tres aviones más y el lanzamiento de al menos una nueva base europea”, dijo Walsh. El grupo pone muchas esperanzas en su marca Level.

No obstante, habrá que esperar cómo funcionan los primeros vuelos que parten desde Barcelona en junio. Norwegian volará a Los Ángeles, San Francisco (Oakland), Nueva York (Newark) y Miami (Fort Lauderdale). Y Level a Los Ángeles, San Francisco (Oakland), Buenos Aires y Punta Cana.