Repsol ha colocado este martes una emisión de “bonos verdes” con vencimiento a cinco años por un importe de 500 millones de euros, suma que destinará a proyectos para reducir emisiones y mejorar la eficiencia.

Esta emisión de bonos, que convierte a Repsol en la primera empresa de hidrocarburos del mundo en colocar este tipo de producto de renta fija, ha alcanzado una demanda de casi 3.000 millones de euros en dos horas, según han explicado fuentes de la empresa recogido por Efe.

Los bonos tienen un cupón del 0,5 % anual y un diferencial de 35 puntos básicos por encima del “midswap”, el índice de referencia de las emisiones de renta fija. El punto de partida de la emisión había sido un diferencial de 55 puntos sobre el “midswap”.

Está previsto que el desembolso se produzca el próximo 23 de mayo, según ha comunicado la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Repsol solicitará la admisión a cotización de los bonos en la Bolsa de Luxemburgo.

La mayor parte de la demanda ha procedido, por motivos horarios, de Europa y más de la mitad de los inversores institucionales están especializados en emisiones “verdes”.

La emisión, que ha sido coordinada por BBVA, Citi y HSBC, se destinará a financiar proyectos para reducir las emisiones y aumentar la eficiencia, especialmente en refinerías, entre ellos la modificación de precalentadores para los hornos de estos complejos industriales y el reemplazo de turbinas de vapor en la planta de Puertollano (Ciudad Real).

Repsol ha identificado 312 proyectos que permitirán reducir en 1,2 millones de toneladas anuales las emisiones de CO2 y que están incluidos dentro del modelo de sostenibilidad de la compañía. La petrolera ya ha reducido en 4,3 millones de toneladas al año sus emisiones entre 2006 y 2016.

El uso que Repsol dará a los recursos captados ha sido validado por la agencia independiente Viegeo Eiris, una institución experta en evaluar el comportamiento de las empresas en áreas como el medio ambiente.