Pese a la prosaica velocidad que tienen los mercados regulados, poco a poco se conoce cómo será el ecosistema de la banda ancha ultrarrápida en España. En este caso lo que respecta al acceso mayorista que debe prestar Movistar al resto de operadores.

Y es que, con el fin de garantizar una efectiva competencia en el sector de las telecomunicaciones, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) obliga a Telefónica a abrir su red de fibra para que sus rivales tengan acceso a las infraestructuras y puedan ofrecer servicios mediante el alquiler de dicha red. Aunque ni es el todas las regiones de España, ni con total libertad.

De este modo, el regulador ha lanzado una consulta pública [propuesta íntegra] en la que propone la metodología para evaluar si los precios de las ofertas mayoristas de fibra óptica de Telefónica NEBA-local y NEBA-fibra permiten a los operadores alternativos replicar los principales productos de fibra ofrecidos por Movistar.

Se trata de un hecho bastante relevante puesto que la fibra será la tecnología básica de conexión para la banda ancha, y los precios que pongan las compañía será fundamental. Así, por ejemplo, Vodafone ya se ha curado en salud y hace unas semanas firmó un acuerdo particular con Movistar para la compartición y acceso a su red de fibra. Por lo tanto, está al margen de estas condiciones.

Para el resto de operadores, los precios que la CNMC estime como válidos (y replicables) serán los que tengan que pagar al operador incumbente a cambio de tener acceso a su red. Y esto engloba, no solo a los grandes como Orange y MásMámovil, sino a los pequeños operadores locales que también necesitan red para dar sus servicios convergentes.

El examen para Movistar

Esta situación de revisión del mercado de banda ancha se aprobó en una regulación mayorista en febrero de 2016. En ella se impone a Movistar la obligación de prestar el servicio mayorista NEBA-local (acceso virtual a la fibra de Telefónica) en toda España, excepto en los 66 municipios más competitivos.

Los precios de los servicios NEBA-local y NEBA-fibra pueden ser fijados libremente por Telefónica. No obstante, se establece como condición que los productos de fibra más representativos de Telefónica (los llamados “productos BAU [banda ancha ultrarrápida] emblemáticos”) puedan ser replicados o contraofertados por los operadores alternativos.

Listado de productos emblemáticos | Fuente: CNMC

Ahora la CNMC somete a consulta pública la metodología que permitirá valorar si los precios que Movistar imponga para sus servicios NEBA-local y NEBA-fibra son compatibles con la exigencia de “replicabilidad” a la que están sujetos.

¿Qué sucede si Movistar cambio los precios? Un aspecto muy importante es que cada seis meses se actualizarán los parámetros utilizados en el “test de replicabilidad” y el listado de productos BAU emblemáticos. En estas revisiones se procederá a revisar el listado de productos BAU emblemáticos; evaluar su “replicabilidad” conforme a parámetros actualizados; y, en su caso, a ajustar los precios de los servicios mayoristas sujetos al test.