Iberdrola Generación Nuclear, la filial que agrupa los intereses nucleares del grupo energético, registró unas pérdidas de 309,3 millones de euros en el ejercicio 2016, con lo que acumula unos ‘números rojos’ de 1.075 millones de euros desde 2013, según consta en los resultados remitidos al Registro Mercantil por la sociedad y consultados por Europa Press.

Desde su constitución a finales de 2012, la filial nuclear de Iberdrola ha encadenado pérdidas año tras año, hasta llegar a esa cifra. Así, en 2013 la compañía perdió 232,6 millones de euros, en 2014 los ‘números rojos’ fueron de 311,39 millones de euros, en 2015 de 221,78 millones de euros y el pasado ejercicio de 309,3 millones de euros.

Según las cuentas correspondientes a 2016, Iberdrola Generación Nuclear obtuvo unos ingresos de 950,58 millones de euros, un 18% menos que el año anterior.

De esta cifra, el 42% se destinó por la sociedad al pago de impuestos y tasas, que representaron casi 396 millones de euros. De este importe, 174 millones de euros correspondieron a la tasa Enresa -la compañía pública que gestiona residuos nucleares-, 134 millones de euros al impuesto sobre residuos, 67 millones de euros al impuesto sobre producción y 51 millones de euros a ecotasas.

En su informe, Iberdrola Generación Nuclear subraya que en 2016 y 2015 tuvo pérdidas debido “principalmente a que el descenso de los precios de mercado en dichos ejercicios ha hecho imposible absorber la carga fiscal que soporta la actividad de generación nuclear“, que se vio incrementada desde 2013 con la reforma eléctrica que impuso un gravamen del 7% a la generación eléctrica e impuestos a los residuos y el combustible nuclear.

Iberdrola, frita con los impuestos

En la pasada junta general de accionistas de Iberdrola, el presidente de la energética, Ignacio Sánchez Galán, ya denunció que en las actuales condiciones el negocio nuclear no era viable.

Galán, que aseguró que “los impuestos y obligaciones” que afectan a las nucleares hacen que el 50% de sus ingresos se tengan que destinar a hacer frente a esas obligaciones, pidió “analizar el marco regulatorio y fiscal” en esta materia de cara al futuro.

Asimismo, el presidente de Iberdrola pidió recientemente “más tiempo”, mientras se define la política energética para el país, para poder pedir la renovación de la licencia de las centrales nucleares.