Ya ha pasado un tiempo desde que no cesábamos de leer en los principales diarios de tirada económica noticias sobre cuándo llegaría el Euro/Dólar a la paridad. No sorprendía ni a propios ni extraños la racionalidad de estos artículos, ya que todo parecía apuntar a esa dirección con lo que la única pregunta que nos hacíamos era: ¿cuándo sería esa relación de paridad en el principal tipo de cambio mundial?

Es cierto que el par viene desde prácticamente de un tipo de cambio de 1,40 desde máximos y visualizando un gráfico interactivo en tiempo real, nos damos cuenta que efectivamente estábamos en caída libre y, además, los datos macroeconómicos apoyaban la idea que iba a seguir cayendo en un corto plazo.

Con unas políticas económicas expansivas por parte del Banco Central Europeo, gestionando y apoyando unas políticas de tipos de interés cero o incluso negativos, podríamos esperar una depreciación del euro de manera sistemática que, unido a que en Estados Unidos se está empezando a incrementar las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, sólo se podría ir el par hacia abajo.

Esa es la causa del porqué, ante nuestro estupor, hemos asistido a un gran rebote del Euro/Dólar, cuando ninguno nos lo esperábamos, precisamente por estos motivos tan evidentes a simple vista.

La cuestión es que desde que tocase este par suelo entorno a los 1,03 parece ser que se ha enrocado en un rango lateral entre los 1,09 y 1,04, por lo que se puede traducir en un descanso antes de seguir descendiendo o en un claro punto de inflexión, desde donde puede haber marcado un mínimo importante, donde pudo rebotar el par.

Todo parece apuntar a que seguiremos en búsqueda del arca pérdida hasta que no veamos la gran efímera paridad pero, mientras tanto, seguiremos asistiendo a estos rebotes tan agresivos como los que estamos viviendo actualmente.

Daniel García, analista de XTB