La consultora inmobiliaria JLL ha puesto en marcha ONE, una herramienta de estimación de valor automática de viviendas, garajes, trasteros y locales comerciales que, gracias al número de parámetros que maneja, permite una nivel de precisión no existente hasta ahora en el mercado inmobiliario, según ha indicado la compañía en un comunicado.

En concreto, ONE analiza más de 15 parámetros del inmueble (superficie, altura, estado de conservación, zonas comunes, existencia de ascensor, etc.), así como datos socioeconómicos y demográficos de la zona, para llevar a cabo una valoración estimada que, en base a pruebas ya realizadas sobre miles de inmuebles, tiene un margen de error inferior al 1%.

ONE combina un 60% de datos externos con alrededor de un 40% de datos propios de JLL. “Esto es  lo que diferencia a ONE de otras herramientas existentes en el mercado, porque no vale con tener los datos, sino que lo importante es saber analizarlos, y aquí es donde el expertise de JLL en combinación con el equipo técnico de ONE y sus más de 400 profesionales inmobiliarios y financierosaportan el valor añadido diferencial”, explica Emilio Portes, director de Portfolio Advisory Group de JLL.

La herramienta, disponible para los clientes de la consultora, tiene un amplio margen de aplicación, pues se dirige a diferentes actores del mercado inmobiliario. Así, permite -por ejemplo- ayudar a un promotor a escoger qué tipo de viviendas son más adecuadas para construir en una zona concreta en base al estudio de la zona; o contribuye también a analizar las carteras de activos y deuda de las entidades bancarias para poder saber la estimación de valor de los inmuebles adjudicados, como colaterales de préstamos y activos de uso propio que tienen en sus carteras.

Apuesta por la tecnología

La plataforma ONE responde a una estrategia más amplia de JLL en términos de digitalización del sector inmobiliario, que supone que, actualmente, cerca del 7% de los ingresos del grupo a nivel mundial se reinvierten en innovación y tecnología.

En el caso del proyecto ONE, su creación ha sido un caso de éxito del equipo de España, quien ha ideado y desarrollado la herramienta, pero que ya se está aplicando en las oficinas de JLL en otros países. Para este trabajo el equipo español ha estado integrado por perfiles de diferentes disciplinas que han permitido la obtención del máximo valor de la tecnología: matemáticos, físicos o informáticos se han unido a los consultores y expertos inmobiliarios para constituir un equipo multidisciplinar. De hecho, actualmente cerca del 6% de la plantilla de España trabaja en el área tecnológica de la consultora.

“En un sector tan tradicional como el inmobiliario, era necesario dar un paso adelante en términos de digitalización y uso de los datos, JLL España decidió recorrer ese camino de forma pionera y totalmente por delante del resto del mercado. La herramienta ONE no sólo aporta transparencia al sector sino que nos permite mejorar el servicio que damos a nuestros clientes en busca de la excelencia”, explica Portes.